Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESDE que ios hombres de esas cosas... Hasta ahora estábamos nifesitro ipais toian empezado de lo más mimadas íK r los homa Tíiajar ipor SI extranjero, las bres: Íes molesitaba que trabajásemujeres españolas estamos podridas mos, se ponían tí; osoB si salíannos, de comiplejo de inferiorida d Cuentan les encantaba que engordásemos un y no teallan de lo que saben, ha- poco, y hasta les hacía gracia que cen y dicen las de fuera: no supiésemos nada de nada. Situa- lia m uüer de Cteude habla ua- ción privilegiada ide la que disfrutáitro idiomas, se sabe Balzac de me- baonos plenamente. Pero de la nomoria, gana un dinerail trabajando che a la mañana, con los viajes en lUna oficina, lleva su casa de baratos y esa manía de lai arse al maravüllla y ipor la noche siemipre extranjero por un sí o ¡por un no, está dispuesta a reíoibir a los amigos sé nos han puesto las cosas dificide su marido. lísimas: Hija, llevas diez minutos para- -Acabará rendida. Nada de eso. Está siempre gua- coserme el botón. Sally, ésa, chica písima, divinamente vestida, son- que trabaja en nuestra oficina de riente, con tacón alto y como si Nueva York, se hace ella misma los trajes, cacina que es un primor y acabase de salir de la peluquería. adamas gana cuatrocientos dólares- ¡Es imjposiblle! Comprenido que te lo parezca; al imes. si es que las españolas sois unas En vista de Jo cual no tenemos más remedio que mandiar a nuesinútiles. tras niñas al extranjero a ver si ¡Nos da una rabia gue nos digan D espabilan un poco y ho tienen que oír esas cosas cuaiído sean mayores. Dignas hij as nuestras, vueliven sin haiblar una paiíabra del ldi Mna ni haber aprendido nada de nada, pero muy contentas, porque todas las otras tíhicajs de la residencia se las arreglaron en seguida para chapurrear en español. De cómo es Londres no ipueden conitar nada, porque sólo conocen el cine ¡del barrio, donde iban con una comipañera suda ¡mericSana, qu 3 les tradhicía el diálogo de las pelícuias, la pastelería de la esquina y los macenes Harrad s. Nos desesperamos: -MBcmé. si es que me mandas a unos sitios ipesadisimos y llenos de inigleses. Lo que tenemos que hacer es un Intercamibio: que se venga una niña londinense de mi tíad a pasar con nosotros el verano en Tórrelodones y el año que viene me marcho yo con ella a su casa de In-