Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿Qué edad tiene usted, doña Francisca i- -Setenta y cuatro años voy a hacer, Las plantas me entretienen. En cuanta rae levanto salgo aquí y paso el rato regando, o quitando las hojas secas... iMe regala una rosa. Palabra que huele mejor que cuantas me han dado hasla ahora. EL TERCER PREMIO, AL ALIMÓN Ha sido para las señora de Cuadrado y de Montalvo. Cuidan, entre las dos, las plantas que adornan el portal de acceso a las casas de cada una de ellas. Da gusto ver dos vecinas tan bien avenidas como ¡para mimar en común las mismas criaturas floridas que han merecido el premio. ¿Cuál de las dos se ocupa más de las plantas? Se miraii y sonríen sin atreverse a contestar. Por fin una de ellas afirma: Las dos igual. Como tenemos doib chicos ada una, el trabajo de la caga es más o menos el mismo. Los chicos están a uí, altos, ripios, fuertotes, dando cuenta de su sabrosa merienda. Los tiestos están colgadas. ¿Cómo se las arreglan ara regarlos? Los sacamos todos los días a la puerta y allí los regamos, dejándolos un buen rato para quie les dé el aire. Los geranios están agradecidos a tantos cuidados. No lo dicen, pero no hay más que verlos ipara darse cuenta. LOS FUERA DÉ CONCURSO JPara las señoras de Santamaría y Blanco ha sido necesario crear un premio extraordinario, un premio A la constancia y la superación porque en los tres años anteriores eran siempre ellas las que se quedaban con los premios- primero y segundo. De esta forma se les reconoce sus mérito y se deja paso a otros concursantes que t e nían menos posibilidades de ganar ante tan peligrosas contrincantes. Victoria, la señora de Santamaría, se queja: -Este año lia venido el calor demasiado pronto. Las flores están quemadas. ¡Si las hubieran visto ustedes en mayo! Este rosal era una maravilla. Es un rosal de pedigree, con título. En una maderita rectangular sujeta a su costado, como una tarjeta de presentación, lleva su nombre: Presidente Hoover Las ramas cubren el pequeño cenador que, en primavera, no tendrá nada que envidiarle al más lujoso palace ciudadano. La señora de Villegas tiene tan ién n patio florido. Sobre una repisa de El tercer ipremio lo compartieron las señoras ie Cuadrado y Montalvo, que figuran en esta fotografía con sus hijos, por el cuidado y enitratenlmlento ú portal. Doña Francisca Díaz, otra de ¡as amas de casa pciemiadas.