Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR í í I í J n UV- r T- t- í mos cloro: ustpd. fieíior jura í. quí hubiera i echo L- H mi caso? ¡Pues entonces... i 2 w rau F -j -í M iít Lo repilo por esunda vez: et pí ¿hinchado eva el derecho. El docrtor me dijo qiie se lo enseñase, ¿Por íjué no se lo Iba a enseñar? Antes, en mi casa- que es ifl de i! Sted yo habla lavado mí pie con mucho cuidado. iQiie quiere usted que le enseñe mi pie? Muy bien, mírelo usted. Usted manda, que para eso es el doctor. Pero yo me preEíunto: ¿Por qué se empeñó en que le enseñase el Izquierdo? ¡Para comparar, para comparar... ¡Todo un doctor comparando el píe Izquierdo con el pie derecho! Además, el pie derecho era el que yo me había lavado, no el i íquierdo- Las cosas hny qu comprenderlas U s t haga conmipo! o que quiera, pero que conste que el pie hinchado era el derecho. ¿Que con eí doctor deaaparece uno de los sabios más grandes del país? ¡Qué quiere usted que yo le diga! Un sabio conoce muy bien los dos pies, sin meterse a compararlos. ¡Qué tontería! t í ¿Quí hay para romer? le prcHuntí- Adivínalo me contestó sonriendo enipmíiticamcnte. Entonces yo enumeré todos los platos que me gustan. No era nlnpuno Fila me miraba, sonriendo. Dijo: Lentíí iis LlevabQ comiendo lentejas tres ailos. Fue instantáneo. Ni le dló Ilempo a saber que se moria. C. L A