Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
beligerantes. Todo se originó, principalmente, en la campaña anticomunista organizada y llevada a término por el senador Joe McCarthy, a quien Nixon apoyó cuando las investigaciones de la Comisión de Actividades Anti- Americanas señalaron la presencia de peligros muy graves para la seguridad de los Estados Unidos. El único modo de salvar a América- -dijo entonces- -es abolir el trumanlsmo el stevensonlsmo y todos los demás tsmos Igualmente dañinos. No se lo han perdonado. La cólera contra él alcanzó Intensidades de rojo vivo cuando Nixon pidió que se abriera un expediente al funcionario Alger Hiss, del Departamento de Estado. Alger Hiss era una de las jóvenes galas de las izquierdas norteamericanas. Un ídolo. A una edad punto menos que de principiante había logrado conquistar posiciones de excepcional influjo en el Cuartel General de la Diplomacia de los Estados Unidos. Era la mente orientadora y la voluntad estimulante en el trámite de asuntos importantes. En la Conferencia de San Pranoiscoí- 1946- -actuó como deus ex machina de ciertas resoluciones sectarias e Injustas: tal, por ejemplos la declaración contra España. Al cabo de unos meses, Alger Hiss fué condenado a cinco años de cárcel por perjuro, y quedó patente su relación con algunos capltostes del espionaje ocmunlsta. La ira que movió esta condena en los ámtoitos del izquierdismo profesional y mosoovizante no es para dicha. Sobre la carrera política de Richard Nixon igraviía aquel episodio. Y, ¡claro es! también le ha procurado adhesiones; simpatías y entusiasmes. Pero el rencor demócrata llega a tal punto que el ex presidents; Truman- hombí e de verbo expedito y de lengua demasiado suelta- -dijo un día, aludiendo al vicepresidente: Es un hijo de tal. T sin embargo, Nixon admira a Truman; como tam bien es un buen amigo d! e John Kennedy; pero no importa; los demócratas se lanzarán contra el candidato rcipublioano con una furia indescriptible. M presidente del partido demócrata. Paul Buttler, ha dicho: El primer objetivo de nuestro esfuerzo y de nuestra atención es Nixon. En él tenemos todos nosotros un blanco común. Eearl Mazo añade: Las carpetas relativas a Nixon que el partido contrario tiene preparadas comprenden una verdadera biblioteca de recortes de periódicos, discursos, memoranda e informes de diversa índole, y son conocidos bajo el nombre genérico de Nlxofobia Están allí recogidos incluso los comentarios que el vicepresidente ha hecho alguna veas en conversaciones de carácter privado. Es decir, hasta los chismes. Imagine el lector lo que va a ser la campaña electoral. ¿Cuenta Nixon con ello? Indudablemente, sí; porgue desde haoe algún tiempo, cada vez que alguien subraya los tonos de vltdencia y de iracundia con que le a tacan, él tra a cuento una frase de Truman: El que no soporte el calor, ue se marche de la cocina; Tiene esta actitud tanto más valor cuanto que el candidato de los republicanos no es muy amigo de las campañas alborotadas ni de las polémicas des- LA FAMILIA NIXON El vicepresidente de los Estados Unidos y candidato del partido republicano a las elecciones presidenciales, Richard Wl. l ixon, con su esposa e hijas: Patricia, de trece años, y Julia, de once.