Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Entre la guerra y Ja pax RICHARD MI. LHOUS NÍXON, CANDIDATO REPUBLICANO A LA CASA BLANCA Por Manuel Aznar E STE ipersonaj e -R i c h a r d M. Nixon- ¿quién es? ¿Tienen razón quienes le ensalzan y le admiran por encima de todos, los demás políticos nort- 3 americanos de nuestros días? ¿O aciertan. más bien aquellos que le desprecian y denigran, por tenerle como un desdichado peligroso? Probablemente las dos actitudes son hijas de la exageración. En todo caso, no he de ocultar mi impresión personal, cercana al dictamen de los admiradores, Earl Mazo, corresponsal del New York Herald TrilíUBe en Washington, ha escrito un libro excelente acerca de este singular personaje (1) Y dice en el prólogo: -j Pese a su elevada posición pública y a los millones de palabras que sobre él se han escrito o pronunciado, resulta sorprendente comprobar cuan poco sabemos de Richard Milhous Nixon. En el área de la política, que es donde principalmente él entra en contacto con el pueblo, la alabanza extremosa o el vilipendio han sido la regla general, La complejidad del carácter suele ser bastante frecuente entre los hombres públicos importantes; pero Nixon es sobremanera complejo; una paradójica mixtura de cualidades que nos llevan a pensar en Lincoln, Teodoro Roosevelt, Harry Truman y Joe McCarthy. Bealmente, la interpretación de Nixon es difícil y ofrece muchas zonas de incierta penumbra. asegurarse un buen pasar. La familia no faltaba a sus deberes religiosos; varias veces, en el curso de cada día, los Nixon alababan a Dios y prometían iser fieles al amor del prójimo. Este hijo cuyo- nombre resuena en las trompetas de la fama política, Richard, no se ha despojado de esa formación familiar y continúa siendo un cuáquero practicante y ejercitante. En el fondo- asegura Earl Mazo- -es tímido y taciturno. Así será; pero en él se da con gran vigor la contrapartida de casi todos los tímidos: la resolución, el valój personal, una voluntad de hierro y un admirable denuedo; Cuando el Senado de Washington acordó felicitarle por su conducta y comiportamiento durante las memorables visitas oficiales a Lima y a Caracas, subrai ó el coraje del vicepresidente. La. propuesta de parabién fué obra de Lyndon Johnson, que ahora luchará con gran ardor contra él, puesto que es candidato de los demócratas para la Vicepresidencia. Jamás, en mi vida, me ha gustado quedarme atrás dijo Nixon una vez, Y. su biógrafo comenta: Con esto declara que nació ambicioso, lo cual es buena cosa para la lucha política. Y añade: Como lo es la energía, el espíritu de decisión, las agallas, la firmeza, la astucia, el poder de persuasión, la capacidad de negociación y de compromiso, un saludable respeto hacia tos realidades, y una buena estrella. Nixon posee todas éstas cualidades. Los demócratas del ala izquierda le detestan con verdadera implacabilidad. Stevenson, la viuda Roosevelt, Potter, Harriman, Humphrey, Acheson quisieran fulminar sobré él los rayos del arrasamiento político. De Stevenson, gran preboste del intelectualismo democrático, son estas palabras: Me caigo de espaldas ante la posibilidad de que el señor Nixon sea el custodio del futuro de la nación. iPrente a estos grupos extremistas, así como frente al capitaneado por l ex presidente Harry Truman, que teunbién odia a Nixon por razones personalísimas, se alzó el vicepresidente como el más eficaz de los febrero 1 13 en ünda, CaN ACIÓ el 9 adecincuentadekilómetrosYorbaLos Angeles. lifornia, de Es cuáquero de religión. Su salud- -acaban de decir los médico perfecta. El hogar de sus padres fué modesto y feliz. Nada de los millones de un Kennedy o de un Rockeíeller, Lo justo pax a vivir sin deudas y para, (1) Riebard. Xixan; A poiUtical artd personaJ portrait Harpers Brothers. ííew Yovk,