Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y en especial de las del teatro, reconoce que ambos ar tistas la tuvieron para saltar, de formn que casi podríamos decir espectacular, desde sus escenarios simplemeri te regionales nada menos que a los mejores teatros de Madrid, Asimismo y cotno colofón de su amena prosa, afirma con pesar que hay otro gran artista teatral, catalán también, al que no le ha acompañado nunca esa veleidosa suerte a que se refiere el articulista. Se refiere a Juan Santacana, que, al parecer, desea tan sólo despedirse del público español hacienda una tournée por provincias y le es completamente imposible, por no disponer de medios económicos para realizar esta máxima y justa aspiración de una vida consagrada a la escena. Abusando de su demostrada condescendencia, me permito dirigirle la presente, ya que no hace mucho tiempo tuve el honor de ver publicada en esa revista una carta que en favor de este hombre olvidado le remití, y que se encuentra completamente de acuerdo con lo que una pluma tan prestigiosa como la de Martínez Olmedilla ha escrito posteriormente. José Cisneros Moya Piedrabuena (C. Real) fiesta nacioiiar posiblemente porque ha sido el único país del mundo donde ha t e n i d o arraigo, condición que en nada nos favorece. Por esta razón y porque el mundo es muy amplio creo que no son fundadas las pesimistas consideraciones del señor López al decir que somos minoría los que no somos partidarios de tan primitivo y cruento espectácn- LÍMENTELOS CON UN ÍALASKA! En esta época del año se debe alimentar a los niños adecuadamente. ¡Hágales- un ALASKAi Añada al refresco favorito de sus- Ji ¡jos dos cucharadas de Leche Condensada LA LECHERA, Es una combinación DELICIOSA y NU- TRI- TI- VA. POLÉMICA SOBRE LAS CORRIDAS DE TOROS rSeñor director: Me perrai 10 rogar de su amabilidad tenga a bien publicar en la ponderada y simpática sección de Cartas al Direítor estas líneas, con el propósito de felicitar al señor José López por su opinión acerca de las corridas de toros, que fué publicada en el número 2.516 de esa interesante revista, y darle la satisfacción de que sus a, certados razonamientos n o pasaron del todo desapercibidos para los lectores, pues estoy totalmente convencido de que, afortunadamente, somos muchos los españoles que compartimos sus puntos de vista sobre esa fiesta salvaje y cruel que dio en llamarse lo, pues para cotsaolarse un poco bastará percatarse de la opinión del resto del mundo sobre dichas corridas. Incluso me atrevería a afirmar que aun dentro de la misma España son mayoría las personas que de una forma u otra no son partidarias de esa fiesta y no colaboran en los tópicos que contribuyen a sU propaganda. El valor, el arte, el colorido y todos esos tópicos que se esgrimen en su de- fensa son tan dudosos y discutibles q u e merecerían comentario aparte. Nosotros, particularmente, no creemos en nada de eso, y sí en similitud de raüonamientos claros y lógicos que nada! e benefician. Incluso dentro del aspecto moral y educativo dejan bastante que desear las mencionadas corridas. Triste debe de ser eí concepto del valor y la virilidad, e incluso de la inteligencia, en algunas personas, cuando creen que el exponente de estas grandes cualidades o virtudes están en exponer la vida, martirizando a un toro acorralado que lleva todas las de perder... Mi opinión siempre respeta y considera la opinión de los demás, y estoy dispuesto a cambiar de forma de pensar cuando se me convence del error. De todas formas, cuando a nadie se convence no hay más remedio que conformarse. José Ignacio Velmori I HAGA FAIIO O C A L O R S I E M P I I E L A IMEJIOR! Oviedo