Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
roÍÁ 6 ó PEDYKUR Absorben secan y desodoran. Suavizan y evitan irritaciones Neutralizan la transpiracián excesiva de axilas, pies, manos etc. LABORATORIO QUÍMICO FARMACÉUTICO CC? P) C. Búmnifrí) (Sarria Mejor con un libro CA (V) PAI A EN PAVOR DE L A BUENA LECTURA Comisaría de Extensión Cultural. Ministerio d e Educación Nacional. tas circulaba el ciclista p o r la calzada de vehículos, pegado a su borde derecho, y DIRECTOR el camión, sin dada como protesta por lo qne su conductor debió de considerar e s a carretera: Madrid- Las un caso de intrusismo se Rozas y regreso. Mi permaacercó tanto a él al adenencia en ruta fué, pues, lantarle, que apenas le dejó apenas de cuarenta y cinco el espacio libre equivalente minutos, y en tan breve pla- al ancho de sus hombros. E l zo tuve ocasión de presen- que montaba la bicicleta, u n ciar dos casos de impruden- hombre adulto, debe de estar cia q u e pudieron acarrear ya avezado a sufrir desmanes semejantes, pues no se funesto desenlace. inmutó y aguantó Ja embesEl primero ocurrió en el pa o de una a otra calzada, tida sin desviarse de su recexistente en el kilómetro 15. ta trayectoria, Y ello le vaUn automóvil procedente de lió. Porque ¿qué habría sucedido si el de la bicicleta, Madrid dobló para pasar a i a dirección descendente, impresionado, hace cualquier cruzándose a tumba abier- pcíjueño movimiento extrata como dicen los ciclis- ño? P o r un lado le achutas, en la calzada opuesta, chaba el camión; por el otro por la que alcanzaba a gran podía elegir entre estrellarse contra una máquina asfaltavelocidad otro coche. Este dora o contra los bidones último vehículo, que d bía tener libre su camino, se vio que contienen el betún... obligado a realizar una ma- Cualquier cosa pudo suceniobra con la que felizmen- der si el ciclista hubiese sido poco experto o hubiese te evitó el choque, pero a punto estuvo de no poder perdido u n instante su presencia de ánimo. evitar su propio vuelco o la colisión con otros eoches esr Creo, señor director, que tacionados ante u n conocido siendo muchos los accidenestablecimiento público allí tes que ocurren, no son toexistente. dos los que podrían ocurrir. El provocador de la pe- ¿No es muy triste poclamarligrosa situación, que fué, lo así? ¿No habrá modo de sin duda alguna, el conduc- llegar a la conciencia de í- iiienes tan alegremente se tor que se cruzó a la calzada opuesta sin tomar las dedican a erizar de peligros debidas precauciones, podrá, las carreteras? quizá, alegar en su descargo que como el seto central enMarimio Irazaola Rocero torpece algo la visión de la Madrid dirección opuesta y como muy cerca del cruce cambia la rasante de la carretera, no UN ARTISTA advirtió la presencia del otro vehículo hasta que le tuvo OLVIDADO encima. Pero si tales cosas dijera, ello supondría explícita confesión de haberse puesto a ciegas en tan peligroso trance, lo que le convierte en r e o de eso iue se ha dado en llamar conducir peligrosamente P o r fortuna, todo quedó en el susto de los ocupantes de uno y otro coche y de cuantos presenciamos la maniobra. Señor director: En el diario Madrid del día 4 de La otra imprudencia corrió aparece un artículo a cargo del conductor Ae an julio firmado por don Augusto camión y puso en evidente en el peligro a u n ciclista. Fué Martínez Olmedilla, que después de hablar de también en las proximidalos actores don Enrique Bodes de El Plantío. En una zona en qne se realizan tra- rras y Margarita Xirgu en relación con el factor suerte bajos de reparación de la en la vida de las personas zona reservada a las bicicle- CARTAS A l