Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE GRAFISTICA Y GRAFOLOGIA bras- se fija entonces, mudo y vital, por medio de la escritura. Cálamo por el símbolo divino de la letra... preciosa expresión de Rubén Darío, que también decía en otra de sus poesías: Toda forma es un gesto, una cifra, un enigma. El olvidado Salomón Ben- Gabirol (Avicebrón) poeta y filósofo judio español del siglo XI, escribió las formas sensibles son al alma, lo que el libro al lector, porque SICOLOGÍA E L grafólogo vale lo que vale como SMÓiogo. Verdad es ésta que hemos visto con sorpresa desconocer y hasta negar a algunos aficionados a estos estudios. Les impacienta y les cansa toda clase de nociones y de consideraciones de orden sicológico: ellos quieren ir al grano, sin advertir que este grano, que es la cosecha, no puede obtenerse sin esfuerzo. Yamos a concretar este importante vibración a los signos del grafismo. Si me preguntáis el origen de ese impulso cerebral y por qué se produce, os diré que no lo sé: que esto confina ya con uno de los arcanos más profunidos que inquietan el alma humana. Repetiré la genial pregunta de Balzac: ¿Quién nos explicaría filosóficamente la transición de 1 sensación al pensamiento, del pensamiento al verbo, del verbo a su expresión jeroglífica, de los jeroglíficos al alfabeto? Esta pregunta puede dar idea de qué fronteras alcanza el vasto terreno de la grafologia; y si se puede ir al grano sin más ni más y creer que se nos cuece el pan de balde. -r Pasión generosa. Ausencia de signos de egoísmo y de vini ncia en letras de inclinación dettrógira en grado muy marcado. punto, porque en él se basa el fundamento de todos los estudios grafológicos. Existe una estrecha relación entre el cerebro, órgano productor del pensamiento, y las manifestaciones externas de los sentimientos, traducidos en actitudes, palabras, gesticulaciones y escritos. M cerebro, centro nervioso, donde convergen las sensaciones, es el órgacuando la vista percibe los caracteres y los signos, el alma recuerda el verdadero sentido que en ellos se oculta (De su libro: Fuente de la Vida. Cierto que la intuición de los poetas da en el clavo de alguna realidad desconocida, que más tarde confirma la ciencia con pacientes investigaciones. No puedo por menos de citar al romántico Alfredo de Miisset, de qniien traduzco estas líneas: Para acudir al plan práctico que tanto apetece el aficionado y demostrarle las dificultades que erizan la cuestión, le ofrezco aquí u n solo ejemplo, que procuro ceñir y sintetizar todo lo posible. Pero ante, un breve diálogo: Yo. -Vamos a ver en el grafisino el sigilo del temperamento apasionado. Lector (muy contento) ¡Eso, Matilde, al grano. Yo. No me acucies. Lector. Ya te lo dije en el anterior cursillo: la pasión se revela en la inclinación destrógira de las lertas, cuanto m á s inclinada, mayor grado de pasión. Lector (que se oree ya en el secreto) ¡Ah, bueno! yo. Pero... Necesitamos ahora saber lo que es la pasión. Lector, -lEso ya e sabe, ¡caramba! La pasión es... b u e n o uno que quiere horrores a otro, o a otra. Yo. Admitamos la definición, aunque peca por simplista. Y ¿por qué se revela esta vehemencia del amor en la letra inclinada? Lector. Eso está claro: porque nos incluíamos en la actitud hacia lo que amamos. No hay más que ver la actitud de dos tiernos enamorados, indinándose uno hacia el otro. Yo. Ciertamente: sin embargo, dos 4! i Pasión, egoísta y agresiíoa. (Gancho convergente de la mayúscula. Tilde imvulsiva. no que da sus órdenes a toda nuestra actuación. El propósito de escribir, nacido en el cerebro, transmite la orden a la mano, -con el instrumento intermediario de la pluma o el l á p i z los músculos d e la mano, contraidos por una viva corriente de fluido nervioso, se apoyan adecuadamente s a i r e el papel. El pensamiento, revestido del lenguaje- no podemos pensar sin pala Para escribir a los que amamos ¿haice falta mucho ingenio? La pluma va y corre p o r sí misma, cuando es el corazón quien la guía... Importa poco que se trate de la creadora inspiración del talento, o del genio, o del certero impulso del corazón: en cualquier caso, lá pluma va llevada por la corriente eléotrica del cerebro y esa corriente es la que da su