Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de músicas bañadas por tía liaáo de lirismo y di- stmcióíi. saltar s eil heicJiO de que estas can- questa de Conciertos CBS, dirigida pox ciones, plenas de eabor y carácter, el maestro Alfredg Aatondni. arichipopuilares y simpáticas- O soie mío Toína a Surriento Mamma ríAPOLlTANAS (7) Ahitonio FERNANDEZ- CID mía Loiiita Core ingrato (1) R C A 31,16226. Napolitanas cantadas con voz. De tienen a su servicio la voz viril, pliena (2) P h i l i p s A 1 SÍ 27 L. esa forma po- dría reisumirse 1 dieco de facuJitadeiS y timbrada, de un tenor (3) C e t r a L P 30 1038. Pliilips Quizá con ¡a aoláradión éxicelente, Richard Tückteer, cuando (4) R C A 3 L, 10109. complementaria de que. se trata de las más de las yeoes se oyen por es (5) Vo Z úe s u A m o L A L P 535. bellas muestras y de una. voz también tiláiStas sin medios ni extensión. A. los (6) R C A 31,16078. bella. Po Pque lo que se trata de r e- buenos res- ultados coadyuva la Or (7) N 06712 R íiiiíilQíN Por e l P. F E D E R I C O EL DIALOGO SOPEÑA rísimos, las orquestas de baile hechas diculez al Canto, como les ocurre a de estrépito y de grito. Se descansa los ppotagonistas de las novelas, de esde la fiebre de la semana si el ocio, Mucho agradezco, de verdad, las tilo Siagan. Cuando se va por las ca: 1 a diversión, hecha colectivamente, da cartas y visitas con motivo del aptícuppetepas eispañolas da alegría sorppenimpresión de paz. No s é uno sé sorlo titulado L o s viajes dé los hijos dep en los paseos de las afueras de! prende de que personas sin lectuQuisiera centpap carta. vez más mi tarea pueblo en fiesta la gracia de ese puera puedan decir de repente, con aire de sacerdote escritor en el diálogo, bilo para los colores chillones y puros preocupado que así deberíia ser el tarea que si requiere el sacrificio de a la vez y da pena que el corazón de mundo antiguo a punto de catástrofe arrinconar amibiciojie ¡terapias, tiene ese mismo pueblo, su plaza, está i n Yo me atpevepía i contraponep oCio y la recompensa de sentip muy cerca I vadida por algo peor que las viejas pecado, en un sentido muy genepal, en corazón de las gentes. Quiero mucho a mupgas. tanto en ouanto el ocio noble, el ocio estas páginas azules para no buscar distinguido, debe suponep el encuenen ese diáiogo la silueta más autént r o con las más sanas, con las más REMíEDIO VERDADERO tica, más entrañable de esos temas, de limpias e incontaminaidas reailidades de tenías como el del viaje, hechos polvo nuestra alma. Basta para saber cónio Contpa oístentación y pobpeza, n i entpe eltupismo y el tópico. Después la realidad contradice eso, con sólo vel medio y cultura, cultura hecha de publicapse ese artículo, tuve que mirap el panorama de atracciones del personalmente como defensa contpia, Ja hacer un rápido viaje, pues era impogran turismo, cbn sus espacios Inmasif icación, -el tópico y. la proipagansible V hasta indecoposo pohuip una i n- tepnacionales que pecoge el peor da. La envidia y el pesentimiento son vitación para clausurar una ejemplar j a z z eil peop cante flamenco. Y en este caso, hablando en psicólogo, tarea de las juventudes Musicales. En cuando pienso que muchos de esos s i- identificación con él agresor vencila noche, asomado con los músicos al tios son inailcanzables papa tantos, veo miento sin defensa. Por mucho que impresionante espectáculo del barrio el disfrute como robo. PePO que con puedan, que pueden muclío, los desade los hoteles de lujo, le decía a uno su ipan se lo coman. sosegados e incómodos ante la liberdé los jóvenes: Sj estas gentes piquítad del espíritu, podrían menos si el simas tuvieran también como indispenfrente opuesto se organiza a través sable conifort la buena música, la MODESTIA Y RESENTIMIENTO de la sensibilidad y del sacrificio. Cuibuena lectura, el buen teatro, serían démonos, sin embargo, de no hacer aquí mapavijia los conciertos, maravilla IWe dejan ittíás preocupado que comtodo esto demasiado programático, pelas librerías, mapavilla los teatros. Ya placido las cartas un tanto retóricas dante, hasta demasiado serio. Porque lo ves: absolutamente nada, mejor d i que truenan contra todo eso en nomel ocio es alegría, libertad del alma, cho, haista la madpugada tendpemos el bre de la clase media, porque a mí aire puro desde dentro, desprecio de ruido, como atpopello de músicas baime hopporiza que ese afán de ostentalo material, situación para el amor lables, que pepetidas así, gritadas así, ción corra entre todos los grupos somás hondo, conquistarlo, ganarlo, s u son de verdad ofensivas. POP eso ciaSes. Teóriosm. ente debería ser la pone un tanto decisivo, extpiaopdinario. creo, con toda mi alma, en la necesiclaise media, la que procede sobré todo Aún es tiempo: estamos a mediados de dad del diálogo con la ilusión, a lo de profesiones liberales V en ambienpeor, ingenua, de liegap hasta la efir te universitapio, la más llamada a dar julio, en víspepas del gpan capnaval de agosto como decía Eugenio d OPS, caciía. ejemplo y testimonio en lo que al y aunque el plan está ya hecho, en el ocio se refiere; no es así, por desrincón dé la sierra, en el viaje en gracia, y ya se encarga la propaganda OOIO Y OSTiEnTACiON reata a sitios cuyo nombre no puede de cebar las ilusiones más fáciles y ni pronunciarse- la vuelta porque es más aparentes donde. Dios mío, todo Quisiepa mostpap cómo el ocio noextraño su Idioma y su cultura, en la está mezclado, v se pasa por Lourdes ble, distinguido, no puede empapejarmisma soledad de quien se qiieda en para ip a IWOntecarlo y pop todas parse con la ostentación. E ¡l ocio es, ante tes en sentido muy distinto al del r e- Madrid, en todo eso hay escondido y sobre todo hoy, descanso y libertad lalgo que podía ser don de Dios Oi más frán, pana i r a Roma... Vale la pena frente a la jornada de tpabajo agotabien, encuentro con el, dori: de Dios. insistir en que no debe nunca confundor, casi siempre impersonal; la ostenPocas, poquísimas veces. ocu rre, pero dirse l a diversión con la peregrinación. tación, que mardha siempre en reata, de vez en cuando ocurre; que de i m es, por lo tanto, esclavitud, y si se Lo peor está, sin embargo, en que proviso, delante del silencio del paiadueña de un paisaje, lo esclaviza la diversión a gritos puede causar lo sajeí- de un trozo de rnar como éñ la también a su modo (los ingleses, esqué es inseparable de la ostentación: marto, de una mañana b de una catetilo Baring, han estudiado esto muy el resentimiento, a envidia, esos fondral, asonia el arpepéntimieñto v se bien, a tpavés de los jardines) Se das negros del alma individual que vea lo que él péoaido, la vida conio debe descansap del trabajo, de la vida pasan al inconsciente colectivo y lo pecado, tiene de sdavitud, de falseen la ciudad, que es puido, a tpavés desti ozan todo. Cuando no se conviepdad, de miedo, de tepriWe; níiedó. a de la libertad a de la hermosura del te en cápioatup que es a la vez fuensilencio: pues allá van, a los siitios ca- te de tíesdicihaj. de desdicha con r i- quedarse spilo.