Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mv (smMMm LAS TKADUG S E admiite n emearg- OS- de flores (violet s de Párma, ané- monas, jaointois, rosas) en mi granja. ES CriMendo por ooririeo, con seis días de amtioipaciión, o. con tres por telegrama, se puede recibir en Marsella, en París o en Lyon um gran ramo de violetas de Pardm por 12 francos (loaja y embaiaje inoluído) y también euallqmer otoa especie de ramos. Com la speranza- de auimenlax 3 US ingresoe, un escritor humorístico, de fines del pasado siglo, taivo. ia idea de insertar este anuncio en sus libros. Natural de París y establecido en la Colsita Azul, no desdeñaba cambiar, de- viez en cuando, la pluma por la azada. Y según confió a sus amigos, llegaba a enviar flores todos ios años por valor de 35.000 francos, ¡35.000 íraacos oro de la époea! lo cuax no está mal. Gíjando esto se empezó a conocerallí, imuehos ee deísicubrieron una vocación ide Ihortlouitores, pero había hecho falta Ja mano de un poeta para abrir la vía de tan bella iindushria, cuyo desarrollo iba a modificar, oonsiiderablemente, 1 aspecto áe ese litoral medJterrájneo. Lae mancthas alfiern ajtivameinte oscuras y claras de los pinares y de los livares en muchos sititís iban. a qaiiedar sustituid oís por el Cosquilleo miufltiooiIoT de los oampois ide íl ores, o ei reflejo de los cristales de ionicmerablles invernaderos, a lois ique al sol aaaeta loon sus rayos oblicuos. En menos de un eligió la Goista Azul se ha convertido en un fabuloso jardín, cultivado con el máis grande mimo y según los métodos más modeíuios. Sólo en sus dos provincias están estaibttecidois la mayoría d lois floricultores franc- eises. En el Cantón de Anttb s, entre Niza y Gannes, la super- ficde de los invernaderos cubre más de dos millones de metros cuadrados; y en sta paleta de flores dominan, según lae eistaciones, la mimosa, la rosa o el clavel. El clavel, benj aimín de este mundo de color, no apareció casi hasta 1890, pero representa hoy en 70 por 100 de la producción íiJioraL franioesa. Robusto y perfumado, ofrece, además, la ventaja de ílorecer casi todo el año. Ha ido mejoraadó en vigor, én belleza y en lá variedad de sus colores y, también, ooimo el azúcar n el acero, se cotiza eii Boilsa. El clavel representa ün valor bá Sícío de la industria y el comercio floral, que- hace vivir a sedel gran avión cargado de flores hasenta mil personas, con una cifra de cia París. ¿Deicíamos que era más ventáis de cien mil maiilones de francos que poesía? Ciertamente, puesto que antiguos y unas exportaciones de más significa el pan diario de todo un de dos- miül millone! S ide quintales anuamundo que vive de ios viveros, de les. Lias flores se han convertido en los invernaderos y de las rosas, de algo serio, que tiene un sitio cada vez cuyos írágilels y efímeros pétalos tiene más importante en la economía fran- pendiente su vida. cesa. Si lo más importante de la producBasta, para convencerse de ello, con ción floral viene del Sur de Francia, ir un día, a las seis de la mañana, a no dejan, por eso, el centro deíl país y la. sala ruidosa y pierfumada de la los alrededores de París, de desarrosubasta de AntibeiS, el gran mercado llar el cultivo floral. A las puertas de flores del Sur de Firancia. De, las de París los jacintos, ios tulipanes y provincias próximas llegan camiones y los gladiolos- invaden pacíficamente el caimlones desde que empieza a amaneterreno, mientras que hacia el Loire cer; bordean las murallas de la vieja se miultipiliean los campos de rosas, ciudad y llenan sus calles estrechas. sin hablar ide los invernaderos que, La isiubasta se llena de gente; cam. un poco por todas partes, cultivan pesinas de la Provenza con faldas de las plantas y las flores más raras. colores abigarrados, llegan, en oleaHace un año, en lia famosa Expodas, mezclándose con la multitud; sus sición de Flores de París, la saíia de pañuelos a la cabeza alternan con las las orquídeas, cual un ramo gigante boinas- de los ho mbres. De pronto, de 650 millones de francos, hizo senuno: s señores liimiportantes, serioiS con sación entre los sorprendidos ciudatrajeis de calle y grandes carteras danos. Entre ellas figuraban las orbajo el brazo- se instiaian en una larquídeas de la Reina de Ingílaterra, ga mesa, que preside el adjudicador, cuyos gestos y acento dicen bien cla- las mes célebres ¡de todas, y asiro que es del pais. Según va pasando mismo las había de todas las cladettante de éí la cadicna sin fin sobre ses, llegadas en aviones espeiciales del la cual aparecen ramos de claveles o mundo entero. La mayor parte de de rosas, con los pétalos aún húme- los visitantes ignoiraban que gran núdos del rocío de la mañana, él lanza mero de esas flores preciosas venía una oiiíra. Las flores pueden recorrer de los invernaderos de Boissy- Saintdos metros; durante este camino se Léger, a las puertas de París, donde, celebra la subasta; llegadas al límStie deside hace medio siglo, una familia de su recorrido, el martillo saena cultiva unas varieidades de orquídeas sobre la mesa y se oye la voz: ¡Ad- que figuiran entre, las más bellas de judicadas! Y. mientraiS las brazadas las 15.000 que hoy se conocen. Los de flores salen en. todas direcciones doce invernaderos- de Bossy- Saint- Lé- de la sala, otras gruesais siguen- ger contienen 80.0 Q 0 orquídeas, que subastándose. La animación de esta oonstiituyen una de las coieciciones saila- es lextraoirdinaria, pues las per- májs interesanteis de- Europa. Estáis orquídeas son objeto de cuidaidos exsonas parecen en constante agitación, y las flores parecen volar hacia traordinarios; lo que no ha de extralas puertas. Y es- que la flor es frá- ñar, sabiendo que algunas de ellas gil y perecedera; no puede esperar el llegan a cotizarse entre 300.000 a mañana. 500.000 francos. No es raro que algún oofliecoionista cambie, o alquile, En ana región donde la hectárea una orquídea. Conitrariamente a lo que llega a va: ler diez millones de francos- se cree, las más bellas no son las antiguos, 5.000 metros cuadrados de m- ás atormenltadas; generalmente la flores permiten vivir a una familia orquídea que gana el primer premio completa. Por eso hay más que poesía en ios iooneursois internacionales es en ei maravilloso eispectáculo que una flor de líneas puras y un color ofrece, todas las noches, en la esta- determinado. ciión de Anttbes, la salida del, tren Aéreas y firágiiles cómo unas prinde las rosas, cargado de esos grao- cesas de sueño, lais orquídeas parisides cestos de junco- familiares para nas coronan, con siu bellezia, todo el los habitualeis de- la Costa Azufl. -Tam- edificio floral de Fraincia. poco deja de ser extraordinario el despegue, en el aeropuerto de Niza, Jaoqueline DU PETIT THOUARS