Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
eficiente división de trabajo de proprecaverse de. una eventual luchp, la exportación de productos ind ustriaiizados. Además de cambiar lá ducir, defendiendo el conjunto con entre ambos. composición de las importaciones, barreras, pero no muy altas para Además, se p i e n s a que con la que 1 estítrnulo no se pierda, y focreación del Mercado Com. ún Eu- ajustándolas a la capacidad de pagos externos, se en ropeo buena parte de los produictos Iberoamérica la procura acelerarbie- mentando el desarrollo simultáneo, produccióm cuidándose que las monedas no se americanos perderán sus tradiciona- nes de capital que ahora se de imporderrumben, aunque cada país pierda les mercados, pues serán adauiridos tan Dabsmos sustituir las importasu derecho soberano a indar en los territorios que tres de aqueciones porque la demanda crece más llos seis países tienen en África. Bue- rapidam cnce que ms posibilidades de Algunos m i r a n a Iberoamérica na prueba de ello se paiede enconcomo un continente sin valor, de exportación, pero será muy difícil trar en tres (productos típicos- el si seguimos en veinte compartimeii- países, inflacionistas. Desde la perscafé, el cacao y las bananas. Dal tos estancos. pectiva de pueblos en desarrollo, este primero, la mitad del consumo eufenómeno tiene, su propia mecánica. El Plan de la Zona de los Siete Dos de las naciones más avanzadas ropeo era de procedencia americana (Brasil el 10 por 100, Colombia es más senisülo: cada tres años resufren la peor inflación: Argentina el 9 por 100, otros países. de Ibero- bajar el 25 por 100 de las tarifas y y Brasil. El signo externo de la mo- américa el 21 por 100) pero con- reducirlas a cero en doce años. La neda puede depreciarse, pero las coforme al Tratado del Mercado Co- esencia. del Acuerdo, establece una sas, las sustancias, se valorizan en mún, lá Europa de los Seis gravará- Zona de Libre Comercio, donde se eliminaráw gradualmente, para lo relación inversa, y el país crece. Por con el 16 por 100,1 a imiportación del esencial- del intercambio reciproco, otra parte, ahora se contiene la inprocedente de Iberoamérica, mienlos derechos aduaneros, sus adicio- flación con bastante éxito. Otros tetras que el de África entrará libre nales, los recargos cambiarlos, los men las revoluciones políticas. Las de derechos; otro tanto cabe decir depósitos previos, eitc, y las restric- úiltimas h a n sido las postreraa sacudel cacao, que se verá gravado con ciones administrativas, cuantitativas, didas para librarse del penoso mal un 9 por 100 cuando proceda del de. -las dictaduras. Iberoamérica está Nuevo Continente, y las bananas, cambiarías, etc. que afecten o difila importación que habrán de saporitar del 5 al 10 oulten los países que la de productos en su mayoría de edad. Sus instituentre forman. por 100 de impiuesto final, mientras oiones, equilibradas: y serias, constiquedan libres en las imiportaciones Él Mercado Común Centroamerituyen una garantía. Europa h a code África. Aunque existan diferencano supone la integración de los nocido quebrantos en otros lugares cias de calidades, favorables a nuescinco países signuentes: Guatemala, donde sus hijos eran extraños. En tras producciones, las diferencias en Honduras, Cosita Rica, Nicaragua y Iberoamérica sus descendientes h a n los precios finales serán discrimina. Salvador. Cubre una extensión de sido los protagonistas principales del. 440.000 kilómetros cuadrados, sobre désarrciMo demográíico. torias y acaso prohibitivas. He señalado el perjuicio qué aca- los- que vive una población, de nueve rreará el Mercado Común Europeo millones de habitantes desigualmen Somos todavía la región de las Hay cuatro miUonés a algunos productos para explicar te distribuidos. en cultivo, pero esta paradojas: países ricos con poblade hectáreas nuestra resolución de unimos para cantidad puede doblarse. El ingreso ción pobre. Nuestros- capitalistas no industrializarnos, y también p a r a bruto es de 175 dólares, por habitan- tienen capitales, porque los suyos, recordar lo que significa Iberoaméen escala mundial, son migajas. Hay te y éstos Crecen con el índice de narica. En su dináimico progreso, con obreros sin máquinas, usando herra- talidad más alto del m ¡uníio. La fuerrepúblicas oenteiiarias ya, curadas za eiéBírica puede increim. entarse a mientas primitivas, y máquinas sin de esas enfermedades de infancia veinte veces más que la actual. Se obreros con experiencia técnica. En qiue fiíeron el militarismo oesarista importan 375 millones de dólares, las aglomeraciones urbanas sobran y la xenofobia confiseatoria, ellas 51 por 100 en- bienes de consumo, hombres sin tierra, y en los sitios ofrecen un campo vasto, promete 29 por 100 en bienes de capital, 12 vírgenes sotaran las tierras sin homdor, estable y serio, para el inter- por 100 en materias primas y 8 por bres. Tierras donde conviven el seeavmbio con Europa. Por eso no enñorito que jueiga al g- oilf en su club 100 en combustible. tendemos ciertos asipectos secundarestringido y los indios que usan flerios del Mercado Común Europeo, La Zona de Libre Comercio comchas en la Amazonia. Todo este conquizás modificables. Por ejemplo, es prende siete países: Argentina, Bo- tinente, liquidando s u s paradojas, presumible que las elegantes de Buelivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú paseído de frenesí de prog: reso, desy Uruguay. Entre ellos suman 110 pierta a la realidad unificadora connos Aires o Kío de Janeiro son mejores clientes de moidelos Dior que millones de habitantes y su super- ducido por hombres que h a n tenido las ebúrneas Venus del Camerún, y ficie conjunta ocupa unos 10 millo- la vittencia de lo que va a ocurrir. nes de kilómetros cuadrados. El vaque los perfuimes de París se venden Para contrabalancear los poderes más fácilmente en México, Lima, lor de sua exportaciones, mutuas en mundiales, Iberoamérica d e b e ser 1958, alcanzó a 363 miiaones de dó- mantenida Caracas o Bogotá que en las espeoccidental, lares, que fué el 11 por 100 de su co- cerrando el en el campo teorías que suras del Senegal. Si el coimereia paso a las i m p l i c a intercambio, nunca será mercio con el mundo. prosperan en la miseria y la injusaconsejable una política que discri De este conjunto de hechos se ticia. Nuestro aislamiento geográfimina contra buenos clientes, en be- desprende una conclusión: lo impor- co es una seguridad; nuestro podeneficio de una incógnita. Iberoaméritante no es el presente, sino el fu- río demográfico debe convertirse eií ca no, critica el desarrollo de África, turo. El comercio de Inano de obra; nuestras materias sino la barrera, que se alza contra sus materias primas, y intrazonal esmu- primas pueden transformarse. no significa proipios, produictos. Unidos por una sqla lengua con cho. Pero la posibilidad potencial de La creación del Mercado Común este núcleo geográfico y humano es variante asequible, los pueblos- de Iberoamericano comporta m u c h o s infinita: todo depende de su desarro- Iberoamérica no están divididos- por abismos, y al contrario, están vincuproiblemas. De acuerdo con las Ba- llo. Y éste se liga a su necesaria inlados por raza, religión e historia. ses, sus objetivos son mijy concretegración económica. La unificación económica aparece tos: a) aceleración d e l desarrollo Quizá la princiipal dificultad pro- hoy ante sus ojos como una neceeconómico equilibrado; b) progresiviene de haber llamado Mercado Co- sidad p e r e n t o r i a que no paiede va industrialización, y c) tecnifica agiuárdar la perfecta receta ción agrícola. Todo ello para elevar m. ún a lo que debió llam, arse des- nico perfecto. En resum. en, del técquienes arrollo común Porque se trata de el nivel de vida, de nuestros pue- esfuerzos simultáneos: derribar baduden del proceso integrador, tienen blos mediante: -a) la creación de un- rreras comerciales, las licencias de la resipuesta en los- hechos: en la régimen preferencial para el inter- imiiortación, cuotas, subsidios, conZona de los Siete, -en Centroam. éricambio, y b) el fomento de la pro- troles de cam. bio, convenios bilate- ca, en- la Gran Colombia y en los días qué vendrán. duioción agrícola y el crecimiento de rales y, al mismo tiempo, buscar la