Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL BRIDGE EN ESPAÑA Y EN EL EXTRANJERO 4 EL CONDE DE LA CIMERA Y LUIS WHAGON. MARQUES DE LAURENCIN L estilo es el hombre dería Buffón; yo diré que el carácter, el temperamento de un hombre se manifiesta íílenamente cuando juega al bridge. Gracias a un artíhivo personal de jugadores de bridge que conservo desde el año 1925, podré, en crónicas futuras, no sólo mostrar jugadas interesantes de este juego, sino rendir un emocionado recuerdo a los que ya no están. entre nosotros, pero que dejaron huella indeleble en e a alta sociedad madrileña que brilló con tanto esplendor cuando en los corredores del palacio de Oriente los alabarderos del Rey, rígidos e impávidos, señalaban con un golpe seco de sus picas el paso de un grande de España o de una dama de la Reina. Por entonces los jugadores que sobresalían por svi competencia o su estilo pintoresco eran, aparte de Manneíl Pérez de Seoane, el aviador Jaime Deleitosa, Pepito Sartorius, Rafael Silvela, José Ignacio Escobar, Alíonsito y Perico García Conde, César Fernández, Antonio Pineda, Mendoza Cortina, Hernández Vidal, Manolo Melgar, Carlos Cuevas de Vera, Paco Amat, Pepe y Joaquín Santos Suárez, Juanito Fontana, Felipe Gómez Acebo, Vicente Olmedilla, Alvaro Vinaza, Daniel Suárez Pazos, Isidro Linares, Alberto Maclean, Luis Villada, Iñigo de Arteaga, José María Bailen, Pepito Santoña, Valentín Cimera, Luis Wliagón, Santiago Hermosilla, Rafael Robles, Carlos Marino, Armando Propper, Huguito Sherer, Luis Salamanca, Ángel Nájera, Fernando de San Luis, Diéguito Nogueras, Fernando San Juan de Buenavista, Javier Fernández de Henestrosa, Pepe de Bugallal y otros que no recuerdo ahora. Las mejores jugadoras y las que tenían una personalidad más sobresailiente al bridge eran Conchita ValdeigJesias, Antonio Bruguera, Nini Bondad Real, Mercedes Miravalles Olga Portago, Conchita Vallellano, Niní Castellanos, Pilar Calderón, Blanquita Magaz, Killy Bugallal, Margot Pastor, Inés Pió de Saboya. Doña Sol, Julia Bermejillo, Tula Ruines, Carmen Pi jal, Lili Rospíde, Carolina Bermejillo, Luisa Carvajal, Carmen Portago, Carmen Yebes, Lolita Beistegui, May Llovera, Pepita Guillamas. El conde de la Cimera, Valentín, como le llamaban sus íntimos, durante los primeros cuarenta años de este siglo fué una de las figuras cumbres de la alta sociedad madrileña. No obstante ser uno de los hombres más elegantes y ricos de Europa, todos sus éxitos mundanos se le podían peráonar, porque era sencillo, humano y poseía un gran corazón para todos los que acudían a él en un momento difícil de sus vidas. La única buena cualidad bridgística de Valentín es que carecía de amor propio y comprendía que la única forma de no suicidarse jugando al bridge era amoldarse ai juego del compañero y tratar de que jugase siempre la mano Este es un excelente consejo para los jugajdores poco experimentador. -Tú eres el hombre de más suerte en el mundo- -le decía yo con frécuentia a Valentín- porque aparte de tus indudables éxitos femeninos y los trofeos que obtienes con tu magnífica cuadra de caballos de carreras, dado como juegas al bridge debieras arruinarte, a pesar de tu gran fortuna. ¿Por qué? me interrogaba él, divertido con mis intemperancias. Es bien sencillo. Todas las mañanas, al despertarnos, sónios una legión de amigos íntimos tuyos que sólo pensamos en pulverizarte al golf y al bridge. Reconozco que en este juego flaqueo bastante, pero al golf soy buen jugador. Es cierto, pero como tienes la manía de grandeza de dar ventaja a los que juegan igual a ti, es un milagro que ganes un partido. A propósito de que nunca hay que desdeñar a un jugador de bridge y creer que puede íer una presa fácil para ganarle el dineto, recuerdo el viaje que efectuamos a París Valentín, Luis Whagón, Pepito Santoña y yo. -Iremos contigo- le dijimos a Valentín- -si te comprometes a jugar al bridge desde la salida del sudexpreso de Madrid hasta la llegada a París. -Aceptado- -respondió Cimera. Como el tanto al que jugábamos era muy elevado, Luis, Pepito y yo consideramos que no sólo iniciába Uios un agradable viaje de recreo, sino casi una provechosa operación