Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En el Times ha aparecido el siguiente atiuncio: Persona fatigada y sin ganas de trabajar, de veintiocho años de edad, busca empleo bien rejrtunerado. Kn una semana respondieron al anunciante treinta y dos personas. Entre ellas sólo hubo una oferta de empleo. Las restantes fueron proposiciones de matrimonio. El conocido esc r i t o r Wllliam Faulknet se entcontraiba reunido un día con un grupo dé amigos. El tema de c o n V e r sa üón trataba sobre el c o ih ip o r t a miento que deben tener l o s hombres con las WUIIam Faulkner. mujeres. Un hombre sifemipre debe ooroportarse ante una mujer con un sentimiento de caballerosidad- -afirmó Faulkner. -Hoy día- -le replicó un amigo- -es absolutamente imposible seguir todas las normas de la caballerosidad. Las mujeres quieren hombres duros, al estilo de Marión Brando. -No es cierto- -contestó él escritoir- C o n o z c o un matrimonio que se lleva muy taal. El marido no había besado a su mujer por lo menos en cinco meses. Pues bien, un día otro hoittbre quiso hacerlo, y el esposo, celoso, le mató. Aunque no lo creáis ella íe está enormemente reconocida por ese gesto de caballerosidad... ¡Cómo no! dijo uho de los allí reunidos- Al marido le meterían en la cárcel y ella, mientras tanto, se divertiría todo lo qUe le apeteciese... sin dar c u e n t a s a nadie. Una cotorra ha ocasionado un gran disgusto a Robert Harold Gebhart. Acusado por la policía de haber pasado de contrabando sesenta y cinco cotorras procedentes de Méjico, Harold se declaró inocente. Pei o al poco rato, cuando las autoridades estaban dispuestas a ponerle en libertad, una de las aves, al ver a su dueño, comenzó a hablar; Buenos días, Mr. Robert... Buenos días, Mr. Robert... El perfecto castellano de la coto- rra y la maravillosa pronunciación del nombre de su dueño resolvió las dudas de la policía, Al desembarcar en los Estados Unidos, la d u q u e s a de Windsor se vio a s e d i a d a por periodistas y fotógrafos. La duquesa- -que llevaba un conjunto D 1 o r- a medida que 1 a f o t o g r a f í a- Duquesa de WIndsor. ban, siaplicaba a los reporteros: Por favor... Les agradecería no me sacaran primeros planos. Se lo ruego... No soy Sofía Loren. A veces ipasan tiosas curiosas. Por ejemplo, en Argelia hasta hace poco no había sido í. sitorizada la proyección de la película El puente sotare el río Kwai porque las autoridades consideraban que en ella los partidarios del P. L. N. podían aiprender la técnica del sabotaje. Desde h a c e una temporaida, M. Josejái Laniel ex presidente del Consejo de Ministros francés, se dMica a p r a c t i c a r la equitación. Interrogado sobre esta nueva actividad, afirmó: Haata ahora loseph Lanlel. había perdido el tiempo de mala manera. La vendad es que me daba mucho miedo montar a caballo. Pero, una vez comencé, me doy cuenta que, mmiparado coh la política, esto no es nada... El príncipe Carlos de Inglaterra, ctiando va al colegio, lleva por toda escolta un guardia que va armado solamente con un paraguas. Dicho sistema de armamento tiene como fin defender al príncipe de la lluvia, único posible enemigo que puede tener el heredero de la Corona inglesa. -Ülme con qulérl andas y te diré Uiért eres... i) -X 7 ¿7 J F (M ¡Cursil... SIN PALABRAS.