Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hombres de verdadero talento que dejamos pasar su vida y milagros e incluso morir en el anonimato. Y si a esto añadido, generalizando, claro está, que la gente aficionada a la lectura no es la entusiasta del deporte. comprenderá usted mi punto de vista. Alicia Marcos de Crespo Aguilar de la Frontera (Córdoba) incrustados en el casco urbano. Prueba de lo inadecuada que es tal imposición la encuentro en esta pregunta, que yo mismo me hago; ¿Qué sucedería si cuando í) oy a ver al Atlético, en vez de decir al taxista Al estadio Metropolitaúo le digo; A la avenida de la Reina Victoria, 66 ¿O si cuando quiero ver al Real Madrid digo al conductor: A la avenida de La Habana, 8 Pues sucede que me quedo á las puertas del campo y me ahorro un duro. A no ser que el taxista me registre y, al comprobar que llevo mi localidad en el bolsillo, me exija la satisfacción de esa prima que le ha otorgado e 2 Ayuntamiento, ¿No es pintoresco, señor director? Anselmo Carra de la Fuente Madrid EICHMANN ante sus jueces RETORNO INEXPLICABLE Señor director i Bien está que se imponga al usuario de los taxis el pago de una determinada indemnización, en concepto de retorno, cuando el servicio concluye en determinados puntos del extrarradio, y ante tal medida, ya establecida, sólo cabria discutir si el contorno de la zona delimitada para la tarifa normal es correcto o deja de serlo, pues, por ejemplo, mientras por la carretera de Castilla esa zona se prolonga hasta el kilómetro 5 (y el kilometraje de esa vía comienza en el Puente del Rey) lo que permite viajar en tarija normal y abandonar el vehículo en descampado, tres kilómetros más allá de las últimas casas zona del Puente de los Franceses) sin- pago alguno extraordinario, en otros populosos barrios se encuentra uno con el poste anunciador del limite mucho antes de alcanzar la frontera entre la ciudad y el campo, Pero no es a ese retomo al que me refiero, sino al que se impone por traslado a los campos de fútbol, que habría sido muy oportuno cuando los recintos deportivos se hallaban en despoblado y no existia aquella medida de carácter general; pero no ahora, que están INVASIÓN DE LAS ACERAS S e ñ o r director: De un tiempo a esta parte se ha intensificado la proliferación 4 e quioscos y tenderetes en las aceras madrileñas en tal medida, que amenaza con absorber esa zona que teóricamente es soberanía d e l peatón. A la incesante aparición de esas inoportunas construcciones viene a sumarse en este tiempo la creciente expansión de las terrazas cafeterías, llevada a tal extremo, que- en algunos lugares apenas queda libre un pasillo que malamente permite a los transeúntes circular en fila india. Pero hay más, y es que muchos de los tenderetes a que antes me refería se instalan ante los chaflanes de los edificios, con lo que, además de obstáculos para quien anda a pie, lo son también para quien conduce un automóvil, que safra una sensible disminución de la visibilidad en las encrucijadas. Para qué citar lugares. Un breve paseo por la capital hará patentes varios de los casos que denuncio. Ernesto Villar Fernández Madrid Vd. puede conocer de p r i m e r a mano t o d a s las p r u e b a s c o n t r a A D O L F E i C H M A N Ñ- -documentos, notas, test i m o n i o s- -es decir el desarrollo de la solución final y su t r á m i t e administrativo, que costó la vida a seis millones de judíos. Lea: pelch y los ludios de L. Poliakov y J. W u H Si es usted cristiano, lector, lea usted, por favor, este libro, y luego observe su propia reacción (Rafael Vázquez Zamora en DESTINO 18 VI 60) 130 PTAS. COLECCIÓN TESTIMONIO KI lT 01 tlAL NKIX BAKK. L. X. A.