Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E GRAFISTICA Sabemos que si a u n león hambriento se le echa un trozo de carne sangrienta, lo devorará al p u n t o pero a u n hombre se le ofrece lo que más desea, y lo acepta... o no lo acepta. La ¡marquesa de Sévigné giraba esta máxima de La Rochefoucault: No tenemos bastante fuerza para emplear toda nuestra razón de este modo i n genioso O bien no tenemos bastante razón para emplear toda nuestra fuerza (Se ha atribuido también esta sutil reversibilidad a la hija de la marquesa epistolar. P o r lo que he podido comprobar por los millares de grafismos que han desfilado ante mis ojos, abunda más la energía que la razón. Son muchos los que quieren algo porque si, por testarudez, fuera de toda razón, arroUadoramente; y lo bueno es que, cuando lo consiguen, la cosa lograda les importa u n pitillo. E n u n delicioso cuento francés, u n guardia interviene LAS TENDENCIAS y LOS HECHOS L A grafología descubre las modalidades del carácter y sus tendencias, pero no los hechos; éstos no dependen únicamente del carácter, aunque éste sea su principal motor; dependen también de la presión ejercida por las circunstancias, favorables o adversas al desarrollo de nuestra personalidad, con sus dramáticos conflictos. Podemos afirmar, a la vista de u n grafismó, que quien lo ha trazado carece de valor moral; nos guardaremos bien de decir que es un ladrón o u n asesino. El graíismo de una mujer p u e de revelar, sin lugar a dudas, que se trata de una frivola coqueta y, por añadidura, de conciencia poco escrupulosa; no deíbemos deducir que engaña a su marido. Podemos ver en unas letras el signo del más positivo valor; no por eso concluiremos que el autor es un héroe, sino que puede serlo. Todo lo demás sería conjetural y verosímil, pero no p o sitivamente cierto. Sin embargo, grafólogos franceses de la m a y o r solvencia, sometidos por el doctor en Ciencias A. Binet al examen de varios pares de escrituras anónimas- -una trazada por u n delincuente, otra por una persona honrada- fueron dilucidadas sin error por los examinadores. En el terreno intelectual, los grafólogos fueron sometidos a otro género de parejas gráficas, constituidas por el grafismó de un intelectual célebre sin firma) y por el de un desconocido o desconocida. También aquí dieron en el clavo los grafólogos, salvo en u n solo caso, en que todos coincidieron en diputar por más inteligente al desconocido. Esta coinciden ia es expresiva, y permite deducir que no fué un error. ¿Acaso alguien ignorado, porque no es un profesional del arte o de la ciencia, no puede ser, en efecto, más talentoso q u e alguno de los consagrados por la fama? Remito al lector a quien interesa este estudio, a la obra del mencionado autor: Les Revelations de l Escriture, d aprés u n c o n t r o l e scientifique. Ed. Félix Alean, 1906. Las complicaciones del carácter h u mano con las circunstancias, pueden ser, a veces, tan extraordinarias, que, incluso conociendo bien personalmente a un individuo, no siempre nos es dado prever- ni siquiera lo prevé él mismo- lo que sería capaz de hacer en un difícil momento dado. en la riña espantosa de un joven m a trimonio qUe se odia recíprocamente; al ir con el caso a la comisaría y decir los nombres de los belicosos, el comisario cree recordarlos... y, por fin, cae en la cuenta de que se trata de unos antiguos novios que dos años antes g u i sieron arrojarse al Sena porque les i m pedían casarse... De todo esto ¿debemos sacar la conclusión desoladora de que para nada sirve el conocimiento de nuestros semejantes? En modo alguno. Todo desengaño presupone previo engaño: una mirada perspicaz, un sincero deseo de conocer la verdad cuando se está a tiempo, nos hubiera evitado ese desabrimiento. Se puede establecer, por de pronto, lo que afirma CrépieUx- Jamin: en toda asociación, en amor, -en amistad o en n e gocios, es peligroso aliarse con alguien de manifiesta inferioridad, sobre todo en imoral. En lo referente a la orientación pro- jEesional y a las aptitudes individuales... Pero esa es otra cuestión y q u e da para más adelante. MATILDE RAS. CONSULTORIO GRAFOLOGICO Conócete a ii mismo y conoce a los q ue ie rodean DIEZ CUPONES POR CONSULTA P s r a tener respuesta en esta sección es indispensable gue cada consulta venga unida a DIEZ CUPONES como el que se inserta en otra da las páginas azules del presenta núinero. La escritura destinada a estudio grafológico debe ser la corriente. Puede no contener la firma, pero conviene que tenga la riíbrica usual. No sirven los escritos sobre papel rayado, los hechos con lápiz o bolígrafo ni los que contengan menos de veinte palabras. La correapondencia para esta sección debe dirigirse a BLANCO Y NEGRO, Consultorio graíológico Serrano, 61, Madrid. S. HOME (Mallorca) -íreteZígerecia perspicaz y cultivada. Dominio sobre tus propios nervios. Don organizador. Veracidad unida a franqueza; generosidad: confianza en ti misma. Firmeza. S. MARÍA DE GIBRALFARO (Málaga) -Espíritu deductivo y lógico, sencillez, cultura. Temperamento tranquilo, un tanto cohibido, bondadoso y altruista. Discreción, constancia en sentimientos y en ideas. MARYUGI. -Inteligencia intuitiva y adtivada, posible afición al dibujo; distinción y gusto estético. Deseo de perfección hasta en los menores detalles. Viva sensibilidad, amabilidad. Franqueza... aparente: charlas... pero tus intimidades no se las cuentas a nadie. Tenacidad y paciencia, DON PERO. -rBuen juicio, lógica, don de observación. Temperamento nervioso y emotivo, que acusa sensiblemente la menor impresión sufrida. Algún que otro prejuicio. Reserva, Voluntad constante. Actividad. DRACON (Bustarviejo) reí aícióri, perspicacia, cultura. Autodominio que no excluye afán sentimental. Independencia. Perseverancia en ideas y empresas. En el momento de escribirme te halla-