Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GUENIO por María Feraaada Ú 0 T ENIA Miguel seis año eseasos miando sucedió a iiello. Bajo el tiente 8 ftl levantino surgió por un momonto nn resplandor cegadot (tafii tan cercador romo él, una ilnmarada tronanti; y demoníaca que pneo en conmoción lo vecinos de la plazuela de la Torren. Ha ddo en el taller de Pepet- se oyó decir en un coro alarmado íjiíe corría hacia Ja casa. Pero más había corrido la- mnert Popel, el coheter su mujer. Antonia, y Pepet, él hijo mayor, habían materialme tte volado m la tremenda explosión de la, pólvora. Del taller del pirotécnico no quedó nada más que unon muros enneürodíSoB y agujereados, y el recuerdo de MIS moradores. Miguel, el hijo menor del artesano, se salvó. Sus piernecillas temblomis lo llevaron corriendo al p a t i o de la casa cuando empopó el fuego y allí lo sorprendió la terrible fuerza de la pólvora en ifiinición. Los homberoí lo hallaron, santsranle y desvanecido, cuando logra- ron pcnerrar triw el caoí de víg y es- combros humeantes gne era la casa. Lo- pólvora destinada; a- sieíf. í, i) legríii, ett la? creyeron muerto, deshecho como sus pa- próximas fiestas falleras, convenida, por dres y hermano, pero el chiquillo vivltt obra y gracia de algún dénjonio enviy no tenía dewtrbüadantóa que la part dioso- y, ide ¿tnictOT, í. ftn oiemei de lioinferior de la para en su Indo, izqtiierdo. rror yjwgíidiíi, Los ojos, lo8 ros ojos de Migueíín, Creció Miguel oiitre íós. caritativos íít? abrieron intactos u la tragedia que niítros íáel- iír niif y creció cora todo mamaba un nevo rumbo, h; yida los nifios, ¡I MO: tiftjs? n; UñQs padres cuando recobró el conocimiento. Pepet no t e n í a ¡iarieníos ¿éreano para ellos soloé, sino mjuchos padres para Antonia, ai los tenia eran, demosiadtt, ítídos fitíiíi desdoblando- ¿ás desvelo y pobres para cargar con una boca más, lícuidadóst. eatíe. tanta r nfecesltada; por lo que Migue pasado el períodt -de amoríX t. e ti B, Ip qué eqtJival u de hospital y de císmpasión- popular, ítecir qüfe, li isí í a l i mejor volühtad de quedó a cargo del Estado, quien lo lii o, lo8 b. 0 rntajio de- la Orden, los chiquiingresar ion todo. x lo honór éso V, líos paA hnn h. ambijo, da tflle. s alimento en la Casa do Caridad de San i nét del a i ni á; porque nÓ madrei Al niño 88 le aseguraban caso, comida, estudios. todo lo que humanu- HnbÍB- m d ie, h Bta: nitoS í n I 0 p mente podía asegurar una inrtituciÓ ft fisnato, m 4 s íle, í bw í. ii? fi j íj? padre previsora y crÍRtian Lo que n, di pft- í líi m a t e poro todo lleváíidó ventaja día devolverlo era a su padres, su. ultí- Ml ofel- íJMiSsIpórqíoe íjft) vtímíaHí. Uñ gría infantil, en hogar... ni, por ¿ntoií; l. e! (ectjii, fí 8i j (í. t) loe dijeir. in, cinrí enees, su me di a, cara destrozada por luí i r é s i j hh 0 Mi íftf- Ül -iád- ó- dá- iíis herniai mís d e d ítg: l í, l i. í; f í: w, i l t r ren K M O! N 4 t, I) A N 1 I, V ñ T ti í C, I f) í R S