Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fallecido. La menor traición, la menor vacilación de sinceridad aumenta en proporciones increíbles. De ahí la necesidad de que el escritor y el periodista de la televisión que actúan- autores y actores de su propia creación- -carezcan de complejos y, naturalmente, tengan algo que decir. Pero aun esto último me parece secundario. -Objetivamente, ¿qué norma recomendaría usted a los escritores y periodistas de la televfción? La fidelidad al hecho vivo. (En efecto, José Antonio Torreblanca ha sido un fiel servidor de la realidad cotidiana. Todos los temas que han pasado por sus intervenciones acusaban una previa información minuciosa, a la cual añadía el periodista el comentario y el análisis certeros y convincentes. ¿Recuerda algún motivo de especial satisfacción i ara usted? Torreblanca e s un gran aficionado a la música. Posee- -En general, me vi sorprendido una excelente discoteca. Su hija Eloísa le ayuda aquí a por la capacidad del oyente medio seleccionar una grabación. (Fotos Alvaro García- Pelayo. español para asimilar todas las manifestaciones del espíritu. En alguna medio de expresión que exige como físico y su espíritu, que no se proocasión me ocupé del filósofo espa fundamento la notieia. pablaré de duzca la ruptura entre las dos miñol Santayana, y resultaba increíble España en lo 4 ue son su vida co- tades de su ser. En la BBC hay un la comprensión de los oyentes. El rriente, sus inquietudes, su arte, su escritor famosísimoi al que toda Inpúblico español de la televisión es cultura, y siempre teniendo en cuen- glaterra admira. Es calvo y gordo y maravilloso. He sentido muchas veta los puntos de apoyo que me prousa gafas; dista de ser un Apolo. ces la alegría de encontrar interloporcione la actualidad misma del Pero aparece en las pantallas encutores. país en que me encuentre. Eso es la tregando día a día su propia perPasamos rápida revista a los tetelevisión: insertar la noticia en un sonalidad, y eso es suficiente para vasto mundo de posibilidades y rea- obtener el éxito. Quiero aprovechar mas que suscitaron especial atenlidades. Llevaré conmigo muchas fo- también esta ocasión para deshacer ción, y surge el tema del proceso Jarabo, sobre el cual Torreblanca toirrafías y películas. un equivoco: los escritores y periodistas de la televisión han de excluir habló día tras día a los oyentes. -Siendo la televisión una técnica- -Fué aquello- -dice- un serial con relativamente joven en España, ¿ha todo narcisismo. Basta con que tendeducido usted algunas conclusiones gan la conciencia tranquila. Lo otro suspense Yo no lo enfoqué como de sus experiencias personales ante lo ponen Dios... y los oyentes. Se un caso sino como una oportunidad social, como la vista de una puede ser calvo: y no sucede nada las cámaras? -Si. He visto que la tarea del pe- adverso. Ahora bien: la calvicie ha causa donde lo que menos importaba era el aspecto penal. La Justicia riodista es establecer un orden de de ser ostentada con naturalidad, técnica española jamás ha sido tan relsCciones entre las cosas más va- con lógica. Cada uno tiene que apariadas. El nexo itfi esas relaciones no recer como lo que realmente es, ex- independiente como lo es hoy, y en puede ser más que uno: el espíritu presando con el lenguaje, con las virtud de esto, un delincuente, hijo de quien actúa. Me parece, de ctra manos, con los gestos aquello que de una millonarta, fué al patíbulo. parte, que la televisión no puede al- desea transmitir al público. Recuer- La conciencia pública había c ado en torno al proceso un clima polécanzar plenamente sus efectos en un do una justa o bservaclón de don Eupúblico que no sea buen lector. Ten- genio d Ors s o b r e la afectación. mico. ¿Qué papel cree usted que tiega usted en cuenta la gran impor- Becia B Ors que en los hombres enfátancia del- fenómeno representado ticos el énfasis era natural. La tele- nen reservados los escritores espapor la aparición del periodista con visión, en este sentido, se acerca ñoles en la televisión? Decisivo. Veo más de una docena su voz y su gesto ante el público. más a la radiografía que a la fotode ellos que si se les da oportunidad La palabra escrita no es más que grafía. un signo remoto. El lector tiene que- -Y respecto a los espectadores, se revelarán como insuperables cronistas. completar con su imaginación la per- ¿qué ha con robado usted? sonalidad del escritor. En la teleTorreblanca tiene otra vertiente- -Algo tremendo. Es un fenómeno visión, el escritor aparece completo, canalla. El hombre que actúa ante profesional que mucha gente ignora. dando fe con su expresión física toda, las cámaras irrun e en los hogares, Es un gran Jurista: magistrado de de lo que ha escrito, reflejándose ín- en el ese pequeño reino de la liberla Inspección Central de Tribunales tegramente en su propia obra. Pue- tad. Allí están los miembros de la. del Supremo. Para recorrer América de decir que expone la palabra pe- familia como mejor les parece. Y de hablando a los españoles del otro gada a su alma. pronto llega un señor hasta aquella lado del Atlántico desde las emisoras- ¿Tiene alguna influencia el fí- intimidad recogida. Entonces todos de televisión pedirá una licencia densico del escritor que aparece en las los que se encuentran ante el recep- tro de lo que está previsto por la ley. pantallas de la televisión? Luego, cuando haya completado su tor enfocan su atención sobre el des- -Ninguna. Es un error muy ex- conocido que les está hablando, y gira, volverá a España a continuar tendido. Lo que si necesita, en cam- éste queda colocado en una especie haciendo propaganda de los valores bio, es que haya adecuación entre su de marco lo mismo que el abuelo inmutables de la Culttira.