Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL FERVOR RELIGIOSO Si se me preguntara cuál es la faceta que más me ha impresionado de la vida en la india, contestaría sin vacilar: su fervor religioso. El indio es místico por naturaleza. La ascética es un modo de vivir, y tanto los maiiometanos, los sihits, lo Jainltas, los hindúes y ios propios católicos viven en la India con edificante fervor los ritos de sus respectivas creencias. Escenas comp estas de los urs en AJmer se vén en todos ios templos. Nunca podré olvidar la misa dominical en la catedral católica de Madras, ante la tumba donde reposan ios restos de Santo T o má Apóstol. Los asistentes, con la sola excepción de mis compañeros de Prensa y yo, eran todos indios. Las mujeres, sentadas en el su 0l Q a los pies del altar; los hombres, de pie en la parte posterior de la Iglesia. Ouando llegó el momento de la elevación, los varones, por tener reclinatorios, doblaron las rodillas a la usanza europea, pero las mujeres, que estaban sentadas sobre las baldosas, se tumbaron boca abajo, cu rpo a tierra cuan largas eran, como máxima señal de adoración. Y en verdad que el espectáculo era algo más que pintoresco: sencillamente conmovedor. El grado de ascetismo y de pe nitencia a que llegan algunos hindúes en su religión es increíble. Hay quienes tienen voto de silencio, quienes permanecen sin i n gerir bocado, en absoluta quietud, meditando, días enteros y aun semanas. Hay, en fin, quienes desprovistos de todo ropaje y de toda comunicación con el exterior viven de la caridad por no distraer su mente, con oñcio ninguno, de la contemplación mística de la divinidad. Un recorrido por r á pido que sea, de los modos y costumbres de la India no puede deJar de lado esta observación de su religiosidad como una de las muestras más patentes de los modos de vivir, de ser y de pensar.