Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A l DIRECTOR CONSULTORIO CINEMATOGRÁFICO Señor director: Creo que una revista de la categoría de BLANCO Y NEGRO, ya que tiene una sección de Cine, muy buena, por cierto, y que tan estupendamente escribe GuiUermo Bolín, debía- -a mi entender- -tener US Consultorio cinematográfico cottto lo tuvo SU revista etl la primera época, y que en dicho consultorio se conte tara a las preguntas que hicieran los suscriptores. Josi Mora Serrano Beas (Huelva) Y esto ya es romper una lanza en favor de aijuéllos lectores que con su mejor voluntad han enviado sus respetables opiniones, contra los que don F. H. R. de Málaga, aconseja al sekor director desentenderse de consejos y sugerencias. ¿No cree que si sobran los consejos í también sobrará el suyo? Y ahora permítaseme a mi la libertad de mis opiniones. Siempre he creído que junto a las misiones de información y de disti acción de una revista están las de instrucción y educación de los lectores. En este último aspecto cumplen maravillosamente con su cometido plumas del indiscutible prestigio de un don Manuel Aznar, don Gregorio Corrochano o la simpática Begoña García Diego, cada uno en su sección, así como, claro está, la de los firmantes de EL C I N E COMO ARTE Señat- director: Una de las cosas buenas aue tiene BLANCO Y NEGRO es la de permitir a los lectores asomafnos de vez en cuando a sus Ventanas. Esto nos hace sentir más nuestra esta revista, ue ha nacido con el signo de la popularidad. La sección de Cartas al director eé la ventana por la que loa qué no hemos nacido periodistas Hi escritores, aunque bien sabe Dios que admiramos tan noble profesión, pódeteos lanzar nuestro grito, cohibido, pero capaz de limpiar nuestro interior, sacar Cíe aire viciado, ese lastre qUe nos pesa y desparramar por el mundo, nada menos, Ésa nuestra idea, que quizá no interese a nadie, pero ¿quién nos quita la ilusióh? Y esto ya es bastante, aunque mejor serUt, claro estái aue esta sección fuera madre de grandes ideas capaces, si no de mayores empresas, al menos de mejorar, en bien de todos, nuestra revista, pues en este mundo, aun lo más perfecto, es susceptible de superación, y si de todos es esta revista, todos podemos contribuir en nuesti- a túedida a hacer bue; nisimo lo que ahora sólo es muy bueno. ¿No es así, señor director? MIRMOOit VIDRIO PARA CONTROLAR LA COCCIÓN DE EXTRADORO JnÁ i ¿m QÚtá s d mehli, las hojas azules. PerO hay secciones todavía. Una de ellas la cinematográfica, a la que por su ilmportanda, pues se ha convertido en el alimento espiritual de la gran masa, que necesitarían, a mi pobre juicio, algo más que la simple información, algo que sobre el cine como arte, y no como sección de chismO grafila, orientara y dirigiera a todos aquellos que sienten como una necesidad el sentarse en una butaca de una sala oscura. Esto me da pie para meterme con B. B. uniéndome a los aue opinitn que para dar noticias sobre el ascenso a la categoría de madre, de una mujer de la que todavía no podemos decir que haya dado pasos firmes en el camino del arte, aunque sí en el del escándalo, bastan tmas lineas y quizá una fotografía para contentar a los admiradores de su belleza. Discrepo sin embargo de un lector que dio al caso de la muerte de El SO