Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
del Sur. Tal bu ue podrá vktéar, sin esoaías, por el Océano Indico y el AtlánAUto, desdé Kdbe hasta tas costas orientales de Hispanaamérioa. Incluso podrá regresar a Kobe, a través del Océano Pacifico, pero haciendo escala en San Fruncisco. El buque, concebido xK r la casa Mitsubwshi, estará propulsado por un reactor de agvM a presión, de mía. potencia de 180 megmxDtios. Alffunos áe los pormenores que se conocen del N. S. S amannaih bastarán para ofrecernos una idea aproximada de lo que serán los grandes buques mercantes del futuro. El Savanmafi medirá unos 300 metros. de eslora por 24 de manga e irá e 3 uipado con un reactor de agua a presión, alimentado con íi. r nío- 235 ligeramente enriquecido, cuyo rendimiento térmico represerabará unos- 70.000 kilaoatixss, equivalentes a una potencia de 20.000 cahailios de vapor. Llevará, además de tal reactor, encerrado en un blindaje de acero de 120 toneUedas de peso, un motor diesel de 750 CV. para el caso de necesidad. El E. N. S. Swixmnaíh tendrá uñ radio normal de crucero de oeraa de 350.000 mülois, lo que corresponde, sobre poco más o menos, a seiscientos días de navegación. Mercante mixto íe, 21.000 tonéla- das, el Sadxmnafi transportará, aparte dé 9.500 toneladas de mércancias, 60 pasajeros alojados en 30 cabinas, y una dotación compuestxi de 86 marineros y 25 oficiales, a una velocidad media tie 20 nudos. El Savannah será, en principio, un laborastario flotante que facilitará datos indispensables para él desarrollo dfi las apUcaiciones de la energía atómica en él campo de los transportes, marítimos. Pero será también él precursor de las flotas de buques mercantes y de trasaitlám, ticos atómicos, que acabarán por unir a las naciones del munAo entero mediante un comercio pacifico. EL C A M P O iCON QUIEN DEBEMOS COLONIZAR? Por Ángel LERA DE ISLA tomes parados o medio papados, y ée dedican a barbeehaír las pareeJfcs que han dado a aquellos colonos, a jornal, o a llevar piedra con los remolques, a bajo p! Pe i.o, de lo cual, por cierto, se quejan los duieños de camiones de. d ioadoB al transporte, y ooin xazón. No sabemos haata q. ué P Uñito pueda aer cieirto cuanto estos agirioultores dicen en sus cartes. Nosotros no poseemos más tesitiimonio que esitos esomtos que nos ha ¡a diriigido con md. tivo de, nuestro artículo. Piero C! reeroo. s quie bien mierece la pena, pairar míe ntes en eistos problemais y a tar bien todos los icabois en una obr. a de la importancia y tiraseeiidemcia de la que e está, desarrollando, no soHamente en esta zona, sino en ortras muicíias co m aroas del agro español. Eli probilema de oo. n quién se debe coionizar ihay que resolveoílo con sumo cuidado, poirqúe es, fundamiental en I013 iresultodos de la colonización. N es coisa de inisi Stir en los argumentos que ya expuisdmois e. n estas pájgináis de BLANCO Y NEGRO, pero si queremos refoiraar ositos eon la aultoridiad de. dos Seveirino Aznar: La pirimera icondiioióin de un buen óolono- -decía eil iluistne soicidlogo- -es la capacidad piroíesiomal. Si no saibe cultivar no puede ser buen colono. No debe haber tieinras paria el zapatero o paira el que sdlo fué peón de albiañil. Esos no Cultivarán toien, no aiimenitarán la pfoduooión, no logr- arám que la tieiTira Cumipia su funeiión eocial, estarán siempre lejos de ese cultivo aidecuado que tiene q Ue ir buscando y estimulando todo Estado que aspire a la buena expl. ottacii. ón del suelo nacional. No es muy probiaible que tengan vocación de cuiltirvadoires, enamoramiienito poír la tieirra, gusto póir- la vida iruirail. TO do- eso es utilisirno para res istií los contra- tíemipoB, para allanar las diñcsuatadieis, paria resistir los pe río dos de erisiis, para in- tensifloar 1 eiafúerzo y dar a la tierra esos callaidos saariflcios que la íeotuidan. Los buenos colonos S On los que, como apairoeros, raftiasisaiies, censatarios e lairrendaitarios- h an adquiíriido ya oaipa- I arttouilo Lois pequeños empane- das las incleimenciais de e- stoí secaisartos lagííooias ípublioád O en rrales y conslguienido Círear u n a s el número 2.488 de BL. NCO Y. exiplo taoioines modestamente mecanizaNEGRO, iha teníido eco ea laJlgunas oo- dajs, jse nos dice que vendamos traotolomlnas éie te Ppsnsia díiafriia y hia rao- ires y apeiros y qiue lOambiiemqs de pnoviido la algunois agricuiljiaiieis a dirigir- í esi 3 n, edhando po r ítieina la latoor me cartas a 4 a 3. cpuie iexipoo. en sus pealisaida en treis geneiraciones. opinioneis n toma a dictio tema y Tiamibiéo estois agriculitoines íueiron expl iwan sus partioulliaires casos. yn día deisaliueiados de lias itieriras que llevalban en renta cuamido, terEl diario miaidriiiteño Poi ebto por ejemplo, idedicia a mli artículo una die minada la Guerra de Liberación los suis Ruot ualiaaicioraes 9 é miüeiS tra piropieitarios decidieron, coltlviar didie lacuiSiPd o con cuanto leo laquél se iregtamiente. An tes de veindeir sus apeexiponie y anadie aliguinas consideracdo- ros y ¡cambiar de pirofesión, nacidos éoimo ran todas en los laíanes de ía meis como la iSiguientfe: Con posteriioirydiad a Ja guérira, ee ilabiranza, ae p usieron a oulfcivar algu- te obeeirviado una viu l ba al campo ñas parceláis que h ubíaa consiegu ido die propiéteriioB d finoas rüstioaJB- que, adqui riir, principaímeníte de unos mOnde ¡tí Smpo lejano, tenían abiandonaidais tes coimunales que les vendió el Ayunsus ti eripas, limitánidoisie al fpeTicib o die tamiento, y Oon estos tiernas y algul as Beatas Así, se ha dado el caso nias más que comsiguieron seguir llede (juie ¡arreíadataTiois qiuje de padree a vanido en neota, m anituvieron eu pehij OS venían ultiivando uwas tiernais queña lempueisa en actividad. ppoipiedíud de un dmeño lejano, al quie Peiro eil caso de ahora es p eor, sepagstban la renta omespondientie, nin gnin eltas miíamois afirman en sus ardía isie vieiron sorpnenidiidos con la no- tas. EII 013 venían so poirtando tian pretilcia de quie lell idueáo dieieiidía exploitar oarias coinddiciones eiri espieina de que dineiotamiente Jas fincias, oon lo que el piantano de Yesa y el ánail de las ¡eillOiS pasaban, del día a la notíh e, o die Bérde nas íueran una realiidiad. Han un año agtriooila a otro, de agrteuitosaliciJtado créditos, iiám acudido a ttres a pobia- ción lexcedente. potecas para soisteneir. su modesto paMás conoreito es KA caso que expo- trómooio, Con tantos S aeirifiíoios alcantíen en un aínplio esori to uno S agri- aado. Y lahoira, llegado el momento en eteotivamenitie, esos panitanós y oultores de Ejea de los Cabairepois que, (Zaragoza) Ejieía de los Caballero- s íes camales oomiiemzan a ¡regar las tierras un pueblo que a flealeis del pasado de Ejea, el Instituto Nacioinail de Coeigilo; euando el cultivo ciasi único die looizaeión ha octmenaado a asetítax aquel téirmiño ema el vdñiedo, apenas nueivos colonos- en tos pueblos de Sam tenía dos mil b 6ii) iitaat eiS, y ahora anda ta Anasitasia y Bárdenas deí Caudillo, próximo a los dSez mil. A principios en tales icondiciones quie a estos agridal Sigilo lae construyó el pantano de cultores dé Ejea no les corresponde, San Bartolomé, que puso en riego según ellos dicen, miada, y se ven obla nos Sieáis m 51 caiiioes de tieíwa de se- gaidois a abandonar sus modestes empresas agrícolas. cano. Ahora, esa gran oibra rfel c nal de- las. Bardanas aíeota también al tér Guales isean. esitas condiieiones no ise mino de Ejiea, que e convertirá to nos dicie en esaia cartas de los agriicultalmente en tietrra de riegadío. tares de Ejea. Estos ise, quejian de. que Y laquí viie ¡ne el iprobleraa que estos para esa ooilonizaoión se trae geinte de oomunicaniteís nois plantean en su es- Andalucía, pagándoilies a algunois el orito: Unos 400 agrión i tores de Ejea íemro Oairriií inelueive, y se da tierras a- dice una de, las cartas- después de obreros de fábriioas, m henr. eroe, hasta Sitar ocheinta años, de padres a Mjos, a un oamareiro de un bar, dicen, -mienleisperando eí jagiua, con la promesa tras que ellos, los atadadós agrdcultopeis de Ejea, tie. n. en de, 200 a 400 tracdel pantano de Yietsa, aguancaníJo to- M