Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PROBLEMAS DE LA INFANCIA, por MARTA LA CARTA DE LA E NTRE W criminnles, reccmopídos o no, la Ju. ilírlfl d i í t i n e lof afparíp B Polícja. pero quo paeden oomparrrer ¡infc lun iríbunalfkh, tn ropera ñc al o iDíjor peor, en calidad de ttfí l i í m lo profBMdoB y, l a e f o evideniFDientc. h n rondcnado EliXre fSlnü áv líllimn Mtegoríai ip podría t a blerer una última tmbdivísión: loA condenador ínoceoien, y loj demAs. ¿P o r qoc razón tanto alño üotí t r a tadOH en el eno do MIII familiají corad sí fuerflQ- ospechoBO acnmdos o I n ri o a rondenados? ¿Tintoc n i ñ o í? ¿Es Justn la Kpri? e ¡6 n? Muí- boñ Icrtoref dirán q u e no y objefHrún qufr, en general, M frai- i dr C níñoii mártires y, por lo lanto, de una pNífua minoría. Put i bien. deagrapiadomiíDle fio c alf. -Ai b a b b r di- cite modo pienso en n i ño E amidoTi. tu general juicio sámenle rríadoB y e d u r a d o s y en lo que Mi pitdreK, dominiidaí por el de eo de combdlir 409 rveniaoled deferios, fle olvidan de tener ronfianzji. Pudren qire me ICÉÍJ: haced vuestro p. fjimen de conHenriu. Y cnronc cj t e conoceréif ijue, de vez en cuondo decía a v u e t r o F hijos coías como é t (í Apueblo que haw voello a coger mí líjeraí Me marcho. Irala de no h a er íontena Estoy urr de que no íabes la lecríún Trata. 1 ef que p u e de de no romper ese juguete nuevo Y mnebo otra menifeilacionet del mi mn íjpo. qne jama ponen de manificf o una fe rie a en lo méritos y Ui rapartdadrA del chíro a quien van d i r tiílan... Ya é que Iní pndre que ae coraporIsn a i me dirán que lo hacen porque suben, prir cxppriencin, que ello e n e cevarÍD ¿Pero anii D no CÜ un proi e o CONFIANZA mentf. in motivóte bien fundador. De ahí cierta: manifeítacione como é ta; T u í yo el que perdí ínt lijeraT. Pero la otra vez TuiMe I D Para caníbiar. iraiemoí de jugjir la rana de la confianza: E iuy tegnco de que (o saben la lercíón, ya que be visto que te aplicaba p a r a aprenderla Eílá bien, ya veo que trata de no emropear tu juguete nuevo Me marcho. Ya 9 C que no harán LanieríaB. AboT ya eres mayorcíto y raionable H e O ariuE inanlFe Ucionefi que utienton y que llevan a lor- njño a proeeder d e Una manera que no decepcione a aus p r o genitores. Eo cDíumen: hay que dar prueban de buena educación con lo i niñi i que n o olro qucremo eduear. l no de lop a perto princjpale i de e u buena eduf ari D consiste en otorgar an mareen de conlianzfl a lo. niñn? rn- uponerlo an- mado At ¡menciones umablej en riiia lo en ronnecuenria, Lii -perdonar jo ¡n fl y expcrimenuda- D eguran que cL mejor medio parn Injirar que un i i.i h ido e ronvicrta en tío hombre honrado ronslflle en tratarde c mo a Piombre honrado. Ci ei to p r o o p o ne 1i- ner una gran f rn lo nuTnralru humana. Pero hay onu i- ofn indudable. Si- e traía implnrablenienle a un m a l vado habrá muy pora probabiridadc de reíorraarlo y- -qnveriitlo m una perjiona decente. Con iwdo eiiio, o no quiero Hevjr r o e jugando lu lurla de i- Hifinnza f i n lo niño pe le- rnnduHrA nolur l y falalmente p r cT camino de la perfección. ¡Enu eria demar iado e- pléndido! Aborit bien, In expirrir nt- in prueba que lof peqTleñuelor- no on jamá in en ible -en mayor menor prado, ncgiín lo? 3 0 i la confianza qn e r o n ce dc, I LU 5 T n 1 1 T o N p Se RNV d que e hacc a tin íOípechoio? Sí, J o a n h o le ha cojtido las líjeran ¡níínidaij de vece para entregarle a tan rcrorte babiiuaJp ¿Pero corutituye flllo una prueba absoluta de que haya rom elido una vez má dicho itacrilegio 1 Y p u e t ro que a icd apue La, con ki pegnridad del que e 5l B i fEuro de iranar. ¿pnr qué 4 e privaría Junníto de corlar una vez más con e e útil agrado? Cuando u e d LE invita a tratar y a que aparentemente Jte trola de un e fuerio fobrebumano- -d na harer l o n Ic- ía deja- enrendcr qu? laí bará de luda? lai manera. ií la roí. ah, ¿p r qué ip privaría de d i o pae iio que CP precia de una eiipecic de fatalidad, r e ron oci da. p roela ma da por ui Li! De de el momento que está aet u r o de qite BU bijn no sabe la lercjún, ¿Ale DO querrá infligirle un mentÍEi dcccorles y, en eferio, LÍO la sabrá, A mi, perno nal mente, una declaración como era me lo ban i olvidar, incluso r i Ja hubiera sabido- Y lav reservas qoe multiplican en la frase relativa al juguete nuevo me volverían tan inhábil que o romperio eiEuramente ñn hacerlo A pTop 6 rilo- ni m u r b o menos. Cdtá muy bien guTar a W níñoí por el arduo ramino de la buena conducta, Pero en gieneral. CÍO no BP ronsígue recQrriendít al i Iema de lof reprorfien anlicipndop, de la duda expresada obre u arlilad a- cguirlo. Se ha dicho y repelido hn ta la ínciedsd qne lo- n i ñf lípne necesidad de seguridad para deearrollarcr moral j etpiríiualmentePue bien, el sentir 5 e honmdu por IJI ronrEonEa de lo padreí fj rma urie de e a seguridad. P a r otra parte, m u r h o í pLidrep no juzgan i- onveníente reconocer, en rierIní rB iP 4, que eUo t hC habían equivocado, qne habían arañado prccipiíada-