Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEVILLA- REAÍ yV VbRI 0 trato con el Madrid para seguir vistiendo el mismo uniforme- unque con distinto escudo- -durante otras cinco. -Después de seis años en el Sevilla, estaba ya muy visto aquí. Sin embargo, parece que los sevillanos, aunque hayan visto mucho a Pepillo, no h a n perdido las ganas de seguir viéndole. Casi toda la conversación con el jugador se desarrolló en la ti ibuna del estadio sevlllista; pero tuvo una continuación más tarde en el hotel, consumado ya el desenlace del encuentro. -El Sevilla- -dice- -ha hecho un partido formidable, bonito para el espectador, y como, por añadidura, ambos contendientes han puesto en la lid la máxima con- ección, no nos queda sino lamentar los dos puntos que no hemos podido ganar. -Esta mañana se pensaba- -éramos muchos quienes lo pensábamos- -que el Madrid podía dar aquí un paso decisivo hacia la conquista del título. Ahora hay quienes suponen que han perdido ustedes aquí la Oga... -Efectivamente, a q u í podíamos haber dado un buen paso; pero el hecho de no haberlo dado no supone que hayamos perdido ya el cam, peonato. Por el contrario, seguimos teniendo grandes posibilidades. Nunca se sabe dónde la Liga puede ganarse o perderse. Cuando hablamos faltan tres días para el partido Madrid- Niza de la Copa de Europa jugado el miércoles. Tema obligado, puesto que habia muchas Di- obabilidades de que el ex sevlllista debutara con el Madrid en el torneo. -Si ocurre, será mi debut en la competición europea con el Madrid, pero no soy ya un novato en ella, puesto que con el Sevilla jugué tres encuentros, uno con el Benfica y dos con el Aharus. En cambio, no pude jugar la eliminatoria que disputanios con el Madrid. Hablamos del ambiente reinante en Sevilla a causa del triunfo sevlllista y la derrota bética en el Metropolitano. -Alguien me ha dicho que muchos bétícos sufren tanto con el triunfo del Sevilla como con la propia derrota, A mi- replica Pepillo- -han venido al hotel a decirme que ésta va a ser en Sevilla la semana blanca La incógnita Pepülo que tanto dló que hablar a los aficionados sevillancs, ha sido despejada. Y él, desde la grada, h a sido algo protagonista de este encuentro que no llegó a jugar. M. M. -CH. epilio, Inactivo protaeotilsta del partido, oonv rsa en ia tribuna deí estadio Sénoliez PiíjuAn con el redactor deportivo de BLANCO V NEGRO. A la dereclia del exsevüli ta, sentado, otro delantero del IVIadrid; el carioca Didi. margen de todo lo que se hizo y se liabló. El jugador- -concluye- -es el último que se entera siempre de estas cosas. Con los años, Pepillo ha quedado vinculado a Sevilla, no sólo futbolísticamente: su esposa es sevillana. y en Sevilla se encuentra ahora, aunque el matrimonio reside en Madrid, esperando la llegada de la oigüefía. Pepillo, nacido- en Melilla. pero malagueño por su ascendencia, se encuentra muy a gusto en el Madrid, aunque sólo ha jugado seis partidos en lo que va de liga, uno, el que- abrió la temporada, precisamente frente al Betis, y cinco seguidos h a s t a llegar al de Sevilla, del que estuvo ausente a causa de esa pequeña lesión que sufrió en Barcelona, ¿Le habría gustado jugar aquí, en Sevilla? ¡Claro que me habria gustado! Ya ha vi- sto usted el ambiente que había. Muchos aficionados quisieran haberme visto, ¿Cree usted que tiene puesto en la delantera del Madrid? -Eso no es- uno quien puede ni debe decirlo. Resulta muy difícil porque los compañeros son extrapi dinarios: pero yo estoy haciendo lo posible por hacerme un hueco. Muchos aficionados creen que sí, que usted tiene puesto en la delantera de grandes ases. -Eso me estimula mucho y es acreedor a mi gratitud. Cuando el público del estadio Sánchez Pizjuán advirtió la presencia de Pepillo en la tribuna, ie tributó una ovación. Como estábamos junto a él, aprovechamos la c untura para preguntarle cómo accedlfJ a eso que en lenguaje tópico se llama cambiar de colores y que en este caso concreto no tiene apUcación. puesto que Pepillo vistió de blanco en Sevilla seis téniporadas y tiene con-