Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VV P í i V i í g i? K í t 5 w ecwiS fj w í í St j) V 3i A- i rt SEVILLA- REAL MADRID íi í Lf: Utt. 1 jr Vr -íV 4 EL UNtCO TANTO MADRIDISTA. -No tuvo muchas ocasiones üe funolonap la temible pierna Izquierda de Puskás. L. a Jugada aquí recogida refleja si Instante en que el ex hángaro remata el balón que Di Stéfano le envió nacía la zona ie peligro para el Sevilla. Sucedió en los momentos n que parecía que el Madrid podría enderezar la marcha del encuentro. Después... no pasó nada más. SI Sevilla marcó otros ao tantos, y el Madrid habrá de seguir luchando denodadamente para mantener sus aspiraciones al titulo. PRESUNTA EXPÜCACION DE LO QUE PUEDE PARECER INEXPLICABLE L o que 9 n die i arecertoexpUcable- paraquienes sigilen empeñados en estpUearse a prioii lo que ocurre en los ampos de fútbol- -es el rotundo triunfo del Sevilla (4- 1) sobre H Madrid; lo que aquí se pretende exi car es que ese triunfo, imprevisible de antemano- -al menc en su volumen- tuvo sobre el terreno de luego ana rotunda JusUfl ación, en la que entran, con pesos específicos muy semejantes, el desaeierto madrldiste y el acierto de los contraiios. AcÍe to y desacierto al que es menester sumar dos naiUdades de signo opuesto, que si bien pueden ser en ocasiones determinantes de lo que ocun en el campo, muchas veces, lejos de ser determinantes, son consecuencia de ello. Hay que supoimr siempre que los dos equipos salen decididos a anar. Y nadie debe dudar que el Madrid salió al estadio sevillista S ne ez Pbjuán decidido a conquistar un triunfo, en el que se ventilaba na Importante- -aunque no decisiva- -opción al titulo de campeón de Uta. M Sevilla también quería l nar, aunque sin tan importantes razones. Sin embargo, el Madrid, que se jugaba mucho más en la contienda, perdió rotundamente. Y muchos de sus hinchas no se explicarán qné pudo suceder allí para que se diese tan adverso desenlace. (Nos referimos a los hinchas que no se desplanaron a Sevilla; porque los que presenciaron el encuentro, saben lo que ocurrió. Ocsuriió, simpimnente, que el Sevilla jugó un partido sensacional, mientras que el Real Madrid evoludonó sobre el terreno de juego a la deriva, sometido casi siempre a la iniciativa de su rival. Decimos casi siempre porque hubo un cuarto de hora, a raíz de los veinte iniciales minutos de irresistible avalancha sevillista en que con adversa contabilidad de 2- 0 en el marcador, se perfilaba como muy posible eventualidad el supuesto de que ios madrileños pudieran inclinar el resultado a su favor. Fué entonces, tra