Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mrs. Margaret Smith h a d a d o una serie de conferencias en tin colegio de Oregón. El tema de ellas fué Cómo ser una viuda feliz Según la señora Smitih, cualquier mujer casada debe convencer a su marido para que no le deje muy buenos recuerdos suyos, ya que esto la impediría casarse nuevamente si, mamá. Es que es tan ahorrativo, que no trabaja para no gastar energías. primera mujer. El zapatero tuvo la ocurrencia de invitar a la ceremonia de su enlace a todas las mujeres que había tenido. Sir Edmund Hil 1 a r y, el hombre que escaló el Everest y cuya hazañ a se hizo famosa en el mundo entero, no h a podido s u b i r en un avión que despegaba del aeropuerto, de Patna, en la India. Las autoriSir Edmund dades le impidieHillarv r o n realizar su viaje aéreo debido a que en. su pasaporte le faltaba u n visado. Sir Edmund Hillary hizo el siguiente comentario: Me olvidé de este trámite administrativo. No pensé que para subir a un avión se necesitaban más preparativos que para ascender a la cúspide. del Everest. ¿Estás seguro de que fué así como tu tío se hizo rico en California? M, V e r g é s ha r e t a d o a duelo al comandante Girard. íE ste contestó con cierto desprecio -í ¡Yo no soy el marqués de Cuevas... Al enterarse por la Prensa de tal ilHarqués de frase, el manjués Cuevas montó e n cólera y comenzó a dar patadas a uno de sus perros. Un criado que estaba cerca, al verle tan furioso, le dijo: -Señor marqués: espero que esta noche no se le ocurrirá invitar a Gerard McGree se ha evadido de cenar a M. Sergio Lifar. Me parece que su ánimo no está en condicio- la cárcel de Carbondal (Ilhnois) La nes para ello... Policía le vobrió a detener a las dos horas de su fuga. Acusado por su En un bar de la madrileña calle acto, el recluso respondió: Cuande Serrano, dos amigas, ambas miw do; me detuvieron, regresaba a la bonitas, conversan: Ayer estuve en cárcel. Me había dejado olvidadas el teatro. Por cierto, tenía una lo- mis gafas en la celda. calidad estupenda. Estuve sentada entre un abrigo de visón y otro de André Maurois, Chinchilla. que tiene setenta y cuatro años de e d a d h a dicho: En las Memorias En la Academia de Mr. Dsnis H a Francesa ocupo el milton, el fallecido s i l l ó n treinta y esposo de la accinco, conocido con t r l z Diana Dors, el sobrenombre de publicadas a h o sillón de la longer a por el Sunday V i d a d porque Piotorial cuentan desde el año mil que el marido de André Maurois seiscientos treinta la bella actriz resy c i n c o lo han pondía de la siocupado solamente diez personas, lo Diana Dors guiente m a r i e r a que da una media de treinta y tres cuando sus admiradores preguntaban por Diana ipor años por cada una de ellas. Como teléfono: Aquí habla el Cuartel Ge- soy académico desde hace veintidós años, es de esperar que todavía me neral de la Atracción Femenina. queden once de vida. Un zapatero de Belgrado se ha casado por duodécima vez, después de haberse divorciado anteriormente en once ocasiones. Lo curioso es que la esposa número doce había sido su Leído en el periódico Nugget de Georgia: Si no quiere Vd. que una noticia aparezca en nuestro diario, procure que no ocurra. IVIe he puesto en contacto con el espíritu de su imárido, pero no quiere decir nada mientras esté usted aquí.