Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
lo Üati t t j i l v i pr 1 eiidrpM P f i r n o r i í r o n 1 4i r una habJlEiloil dr ClrirLa, la U e n tjdail di n- paiJoncit. E I D I? V inrfiA fl M l u d j c r m a n i l o ya la j u b l U d A n t ni lar Df vcrvírictt HF a p r o t l n t i b a paraamboF, D r a l i i t -af f trrclo dr un lardln aminlad f U t n t r para l a d o i m nON parn IDÜ ir fl que a orÍRlnarnn S r r r t l o q u r unlivlqnta un a o lait demáh tcrtuliiiH c r pai meii rnridianoa, Rorabdn InH rtenla naeiirop áot- vífjo eunnifo una larde primaveral, l i m pia y rían. óej ver an que ne por la raiíada p r i n f i p i l que dcj- emhofalra en la p l n u Miyi r- Serían alrededor de IB rualra de Iv larde. En lo npDrlaleí fallaban don I l a í d o meto y don Pahinn, Ln habiiuale h a hí ti nntndo na iD enria y 9 r n m o n Iqron. Gloría, Za sJnKiíJpr Irelleía de V n l der ro. pagó el iríburo a a t cet, ot Je pUceref ron un a u q o e repentino de ilfEodo -de apéndíre qne Í I Í Í D tardín la uritenre intervención d r la m de lamda rírufEt a lornl. Lleso el pntieíro al renlro de la p l a 2 a. De frlnba al pafio de lo rabnllorengalanadas. Loií (ranpiFÚnies y pn- eanleí HC detenían y- taludaban. A p e nad ibdn d i e i perdona -entre flerrídumbrt y fl radefídoBen eí arompañflmíenlo, a do meirun del orbe, que foruiabau ona oln fila en el duelo. Pero a unos cien melro ron paftt d í l pTírentt, eomo HÍ no formaran parte óe exi tuo cortejo, iban don Baldomero y don Fabiin romo un apéndiec l e j a no nunen mejor humanirado. romo el eeo a distanria dp nnji e f i m f n i G l o r i a escrita en tu vidn í on míniíamla. Lo dúv te deluvieron en 1 pla a- -r o m o a diario- -y vieron, dipínmJando, perderse al cuche eamino del r e fneJiterio, De puéi ronlinunrnn Of vuelleeílBS srlencioABfl por Ion Hoporltrleí. A l a cdida del s o l como dp rORTambr p don B n M o m r r o- acá su reloj i nn dos laj aj. Y d i j i -Víya, ya s U Hora, don Fabián, Y don Fabián, rompiendo la r r a d i r i ó n en a recuera de pedídn, balbucea: -Se ruti m a c h í nue ira ¡lu íón, don Baldomero, -Sil lodo ¡te r a don F a h i í n AJiom nos tocara a noiiotroh, -Eí v e r d a d -6 I D que se alteró el orden. -N o lo erea; cnando sentimos nde Iro f i n indo- noí ereemo dp la m í j ma r d a d La vida en un momento. Hasta mañnna, don FabiánL o í demáf viejo de la ipriubaí 110l ead j i iirn al o májt ronfu or de pu ¿a de lo que observaron al paío del entierro. J, L. F.