Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íi íí Kf i í f- f f y quedaron inmóviles ante las murallas de Jerusalén hasta que el Rio los trajo a las almenas de Toledo. Dentro de estos muros hay viejos peces de piedra, y hay enigmas que nadie quiere escuchar, y antiquísimo llanto petrificado, y plegarias que en lugar de ir al cielo, caen como imprecaciones en las rodillas del diablo. E n el silencio de la noche Toledo sirve de reposo a aquellos muertos que no pueden dormir, a los ángeles arrojados incesantemente del Paraíso, a los seres que no h a n sido perdonados por Dios, y vivirán invisibles para siempre en las callejuelas más tristes de Toledo.