Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J -V v ri- j l3 tWJT- t Hl tnr EL COMIEiNZO DEL VLi CRÜCIS Como el olivo eslá en el Huerlo de G t emaní nada liay que ilecir. Cerca, quizá aquí mismo- Je- üí, anlea de la Pasión, lloró sohre Jerutalén. ¡Que ricpo para la tierra, la tierra, cate olivo, toda ella creada para a gloria de quien llora! ¿Medilamos en la tremenda, misteriosa fecundidad de erias lá grimas? Olivo milenario fuerte, apretado a la tierra, ramasi liaeia arriba... La meditación sobre esta foto be pone muy cerc a de la Iglesia. hora debería comenzar la serie de fotos de inxerés máa dramálieo: la foloa de los lugares de a Pasión, el Via Crucia man real para medi: ar y rezar, 1 dejaremos para ía Semana Sania. Pero lo dejamos aquí, en e Huerto de Getsemani, porque la Cuaresma se encamina hacia la aleL ria pascual, p ro parándose en la Semana de Pasión y en a Sf niana Sauta. en la muerie del Scíior, vencedor de nuestra muerte para que podamos resucitar en la hermandad de au resurrección. Terminamos ahora para seguir mañana; pero i este relativo punto final no se parase a meditar el comienzo de la Pasión podría estar Iodo lo anterior mári cercano del reportaje que de la meditarton. Rn estoü domingos, como i estuviera ya muy présenle ese Huerlo. los ornamentos son morados, no hay flores en el altar, no se dice el GIoria en la Misa. Estamos cu los días, en las semanas de las confercneias cuaresmales, de los Ejercicios Espirilualcs: n ellos figura como devoción importante la del Via Cnicxs Las fotos, hasta ahora, tenían una paz, un encanto cspeciaL ¿Qué meditamos? Que todo eso, esto y lo anterior va a cambiar, y el cambio no tendrá folo toda esa tierra va a estremecerse. Estaba esperando como con dolores de parlo la Redención dice San Pablo. Ix que miramos vivió va la airaría de Críglo resuclTado; p: ír eso no es difícil niedilar en paz, con una misteriosa calma, pensando ea la resurrecL ión de n u e s t r o cuerpo