Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÉÜEl? T MyC ¿RíK í H I i v 1, í RIaqueta del actual Puertomarín. (Foto Vega. da a ineJiudo ¡por las grandes crónicas españolas desde los enbiesbos afios de la Reconquista. 1! San Juan d e tioyo se dice que tuvo su origen el cuerpo de nobles llamado Caballeros d e la E ada, origen de la Orden Militar de Santiago. Todo en eus cailles empedradas y estretíhas, en sus ¡casas descuajaringadas cargadas de blasones galaicos, en su color 3? i su hetíhura, en su poste y en su discurrir tiene vm sabor añoso y noble. El puente romano sobre d Miño y la iglesia de San Juan, declarada Monumento Nacionaü, constitíiyen sus salientes aitísticos más proínmclados y notables. Sin embar go, la greujia y el altivo señorío dé Pueitomarín están, sobre todo, en la perfecta eomipenetraclón de los elementos que la componen, en su trabada unidad, qú ha señalado inteIteentemente el Mtai 8 tt rlo de Educaición como conjunto artístico de yaaior nacional. Esta, si asaso con la coda del clima teñiiplado y plácido; con la riqueza, stíbre todo de anguilas, que lleva el río en su vlentr y con el aditamento íoMfe- ieo de su aguardiente, cuyo bouquet se aproxima a la decantación del paisaje y la historia ide la villa; ésta, digo, puede ser una postal más o menos buena para asuijonear el turismo. Desgraciadamente hay otro clisé osxswo y atstualMmo de Puertomailn. Por entre las rendijas de su pasado- -que, por descontado dirigido a los Impresionables, no se c o m e r á n las aguas- -puede verse la triste factor dsl Puertomarln de hoy, sin alcantarillado y sin servicio de aguas, encanijado en su vega próspera, desplazada su relativa Impontanda comercial, por mor del trazo de ina carretera, a otra villa provinciana, a Sarria. De estos dos modos, tan disparas y elocuentes ambos, puede ser visto Puertomarín. Wu SMJSO BE BELESAB El creciente apetito de Isilovatlos de la nación ha heOho que los proyectistas del salto viesen la segunda postal de Puertomarín, pero... ¡sin olvidar la primera! Belesar, el salto que ah ará Puertomarín, anda ya en fase avanzada de construwión. Miño, el río patriarcal algún día lleno de mitos y salmones, constituye la fuente y el motor de estas obras. En su tramo lugués, el más rico y pródigo, ha surgido ya Peares, y en la mi ia cola de éste han sido plantados los cimientos de Belesar, que le superará en altura, en capacidad, en potencia y en producción. Aguas arriba, con Belesar, el agota su colosal potencia. H a c i a abajo, los La Iglesia de San luan monumento naclonail. (P o t o (Luis Rueda.