Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OVIEDO La calle de Uría, que en sta perspectiva aparece desde la plaza del Generalísimo, es el corazón comercial y urbano de Oviedo. Su enlace con la calle de Fruela, en recta, hace que desde la estación de 4 a RENFE se contemple una espléndida y larga vía, pletórica 4 e vitla a todas las horas. El comercio que antes se agrupaba en las viejas calles que arrancan de la plaza Mayor o del Ayuntamiento fué desplazándose en este siglo hacia Urfa- Fruela. Pero insuficientes éstas, a pesar de suxlongltu l, para albergar la totalidad del más importante comercio ovetense, son muchos los establecimientos que se han desparramado por las calles próximas a Jas citadas e incluso por otras zonas de la ciudad. Por otra ¡parte, el crecimiento de la ipobiación, la apertura de calles nuevas, el impulso que el Ayuntamiento da a i ensanche ovetense, atraen a todos ios puntos cardinales Tiuevos comercios. La calle de Uría ha sido objeto de sucesivas mejoras, hasta llegar al máximo aprovechamiento. de anchura y posibiiildades ornamentales. La actividad municipal ha cuidado como se merece la calle de Uria, la plaza del Generalísimo y la calle de Fruela, que componen una de las más acusadas características ovetenses. P i o, ciertamente, ios afanes del Ayuntamiento no se han limitado, con criterio pueblerino, a atender sólo ese nervio primordial de la ciudad. Bl progreso de Oviedo, a través de lia acción municipal, alcanza a todos los lugares y facetas, desde las que atañen a nuevas urbanizaciones y mejora de las existentes hasta la solución de un asunto clave, como IO és ia ampliación del abastecimiento, de aguas, que se está ejecutando al ritmo previsto. La calle de Urja, plena de vitalidad, es como un compendio del avance general de! lá ciudad en toda su dimensión. Ver ia magnífica panorámica de Oviedo que se publica en las páginas de color del presente número de BLANCO y NEGRO. En ella se aprecia perfectamente la imiportancla que la calle de Üria tiene en el trazado urbanístico de Oviedo. Este es eii: proyecto de la Escuela de Ingenieros de Minas, cuyas obras, ya adjudicadas, comenzarán u n e de estos días. El Ministerio de Educación Nacional, percatado de la importancic de Asturias en la parcela de las explotaciones mineras, propuso al Consejo de ministros la creación del nuevo centro docente, que- empezará a funcionar en ei curso próximo. Si es cierto que el Ministerio die Educación fué el que gestó y decidió praponer que se creara la Escuela de Minas, no menos lo es que encontró magníficas colaboraciones en el Ayuntamiento y la OJiputación en forma de ofertas dlnerarias y de edificio, pues éste, muy adecuado a Jas necesidades, ha sido cedido por el organismo provincial. Su amplitud y estado actual permiten una pronta y eficaz adaptación. La nueva Escuela de Minas, situada en lugar céntrico, constituirá, por otra parte, una mejora para el aspecto de la ciudad. El gobernador civil, señor Peña Royo; alcalde, señor Masip Acevedo, y presidente de i a Diputación, señor L ó pez- Muñlz, han llevado a cabo numerosas gestiones, cuyo feliz resultado es ya una realidad,