Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C recientemente miembro de la Academia Francesa. G r a n expectación y gran afluencia de personajes de todos los medios sociales. Entre los asistentes citaré algunos nombres de los que ss hallaban más próximos a mi butaca, como eran, por ejemplo, los ministros Frey, Cherotí Comut- Gentille y Herzog. También el mariscal Juín y los académicos André Maurois y Jean Cocteau, éste acompañado de su hijo adoptivo. Edouard Dermit y de m a dame Weisweiller. A mi izquierda, Sergio L i f a r Ivés Saint- Laurent, Fierre Bergé, Michel Renault, Antonio Clavó, etc. y en primeras filas de ibutacas, Jean Anouilh, Marcel Aymé, Jean jtorais, Georges Carpentier, Jean Clhevrier, y los actores y actrices Frangoise Arnoul, Simone Simón, Myléne I emongeot, A 1 i c e Oocsa, Daniel Gélin, con su esposa, Silvia; el director Vadin y su bella esposa, Annete; Andrea Parissy, y tantos otros que no es posible enumerar. lEl elegante público de esta general acogió calurosamenite el gran espectáculo, que representa por encima de todo un esfuerzo indiscutible. Los ocho cuadros de que se compone este ballet están desarrollados ampliamente, y la obra se defiende por su dinamismo, su vivacidad t r e pidante y por el activo movimiento de sus conjimtos. La música de Marius Constant, si no es un alarde de originalidad, es sin embargo enérgica y eficaz en sus ritmos y orquestación. Los figurines de Ivés SaintLaurent son acertados y vistosos, y los decorados del joven español Basarte, ingeniosos y bien conseguidos. Sobre todo en sus cambios rápidos, que se efectúan con una limpieza El famoso bailarín Roland Petlt en un momento del gran ballet Cyrano de digna del mejor elogio. Bepgerac creación suya. (Fotografía Requena. La graciosa Zizi Jeanmaire, en el papel de Roxana, fué, como siempre, la intérprete que cumple a conciencia su cometido y rigm- osamente ajustada a las exigencias del personaje. George Reich obtiene uno de sus mayores aciertos como bailarín en su papel de Christian, y Roland Petit, en su creación de Cyrano, alcanza un triunfo personal indiscutible. No en balde acaba de ser nombrado oficialmente para dirigir una alta misión coreográfica en los teaCrónica de París por M. BRISSAC tros nacionales de Francia. En resumen, un espectáculo lleno ON caracteres de gran gala, se tecimiento largo tiempo esperado h a de fantasía y buen gusto, donde se h a estrenado el niuevo ballet reunido los perfiles más interesantes advierte el fruto de tres meses de Cyrano de Bergerac creado de París. Sin embargo, faltó la pre- trabajo intenso, en el cual queda por el gran bailarín Roland Petit. sencia de Jean Rostand, hijo del patente el talento coreográfico de En el teatro Alhambra, este acon- autor del otro Cyrano y nombrado su creador, Roland Petit. ESTRENO DEL BALLET CYRANO DE BERGERAC POR EL GRAN B A I L A R Í N R O L A N D PETIT