Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TEATRO coración- -para una misnw. residencia- en el vestuario, en la actitud de ios damas, tienen un papel fufidament 4 tl, un papel ajeno a los conceptos del diálogo y a las átuaciones y escenas. Para un espectador español ¿Quién es SiL viaf carece de relieve. Hablo de un espectador simbólico, de ese hombre medio que va o no va al teatro y promueve con su asistencia o su inasisttmcía el éxito o el fracaso. El día del estreno ¿Quién es SüMia? fué acogida con muchos aplausos. Pero creo que se premiaba así principalmente la labor de la comedia, demostrando una vez más su talento de director. Los figurines y los decorados de Emilio Burgos están en la línea de las mejores creaciones de este artista, capaz, como pocos, de colaborar al éxito de una obra teatral, B muchos espectadores tuvieron al presenciar la actuación de estos grandes artistas fué la de encontrarse ante obras qn, e habían visto o imaginado en ruinas y que ahora habían sido restauradas. De hecho, lo que sucede es que Francia, con su Comedia, no ha dejado que su teatro clásico se arruinase. Nosotros hemos dejado morir el nuestro. 1 espectáculo ofrecido por estos actores es un primor. El Sganarelle de La escuela de los maridos que encarna Robert tien una vivacidad, una gracia, una propiedad -teatral realmente insuperables. Y esto vale lo mismo para los papeles de iLissete y Silvia en la obra de. Marivanx, que encarnaron Mic! heline Boudet y Claude Winter. Los papeles menores están servidos con una dedicación total y un estudio perfecto. La escuela de los maridos de Moliere, se desarrolló en un decorado de Snzanne Lalique, que por sí mismo hablaba del espíritu del autor de la pieza que iba a, representarse. Encantador decorado, en plena armonía de tonos con los trajes de los actores. Abandonando la gravedad, Meyer, el director, imprime a la acción alegría y ligereza, con acantos de ballet en determinados momentos. En fin, una pura delicia este viejo Moliere que nunca llega a ser... viejo. De Marivaux los franceses han sacado el vocablo marivandage que es algo así como discreteo o chachara. Volvieron casi todos los actores que habían particiipado en La esencia de los maiidos á demostrar su gran clase y su perfecta preparación en El juego del amor y del azar Es indudable que el mecanismo escénico de Marivaux está muy p o r debajo del d e Moliere, perspicaz psicólogo y gran constructor teatral. Marivaux se queda en esto último. Pero no in porta. Cuenta sobre todo la interpretación, la jovialidad y el humor que los actores de la Comedia Francesa prestan a un texto que en otras manos btfbiera languidecido rápidamente. 1 rápido paso de la Comedia Francesa por Madrid ha venido a poner al día viejos recuerdos del arte que en la Casa de Moliere se sigue practicando. Largas ovaciones premiaron las actuaciones de t o d o s B TRADICIÓN FRANCESA L EiMde des marls de M o liere, y Le Jen le r a m o o r et da imsaxfL de Marivaox, iMir la Comedia Francesa. Teatro de l a Zarzu Uu Priniciiiales i n térpretes: Robert Manuel, J e a n Marchat, MloheUne Boudet y Ck. ude Wlnter. I Carmen Bernardos de los intérpretes y del director más que la del autor, pese a que Terence Rattigan ha escrito una comedia que sin producimos el menor asombro gusta ver y gusta oír, pues en ella abmidan los rasgos de humor, los caracteres aparecen perfectamente delineados, los ambientes de época están descritos con talento. Ángel Picazo y Luis Peña componen una pareja perfecta, en la que cada tuto conserva durante toda la obra la personalidad de su personaje, sin fundirse nunca en la corriente que a ambos los arrastra; el envejecimiento. Es casa maravillosa del teatro que en hora y media de representación puedan encerrarse treinta y tantos años. Carmen Bernardos, que ha saltado a un escenario de tanta responsabilidad como es el del María Guerrero, hace las tres versiones de la imaginaria Silvia en tres personajes distintos y a los tres da veracidad y atractivo. Si además se tiene en caeftta que venció las aparentemente insuperables dificultades de aprenderse el papel- -los papeles- -en un plazo de horas, bien merece un cMido elogio. Con estos tres actores realizan un trabajo perfecto todos los demás del reparto. El director, Claudio de la Torre, ha montado la pieza con efectos sutUeSf con respeto íntegro id sentido A liradicióa dramática está en ias 1 bibliotecas. En caalqnier momento podemog coniprobar c ¿mo escribían y cuáles eran las idea? dominantes y cnáles los recursos escénicos de los antores deshace doscientos, trescientos años. Pero ¿cómo representaban los actores de a qnellos tiempos? Lo ignoramos. I7 nica mente disponemos de escasísimos relatos literarios no mny precisos. La única fuente de información está en las mismas obras teatrales. 1 autor escribe c (e determinado modo bajo l a influencia innega ble de la imagen que se hace de su obra ya en escena. Ahí podemos encontrar la huella del estilo de los actores de cada tiempo. La Comedia Francesa es, sobre todo, una escuela y im museo donde se perpetúa la mejor tradición histriónica del país. Un Moliere y un Marivaux ofrecidos en el estilo que podemos considerar como mny próximo al cfne r e g ú en las fechas de estreno de L école des maris y Le jeu de l amoür et dn hasard tendrán sientpre algo que enseñarnos, algo que no debiéramos haber olvidado. Por eso, la impresión que ESPECTÁCULO MUSICAL Cantando e n primaTera d e Arozamena, B n i z Iriarte, López Rubio y Alfredo M a ñ a s música de los maestros Moraleda y Parada. Teatro Goya. Principales intérpretes: María Asquerino, G r a c i a Morales, Luisa Sata, Carlos Muñoz, F e r n a n d o Montenegro. C Moliere UATRO escritores de teatro y dos músicos fueron concertadas por el director Manuel Benít z para realizar este espectáculo. Había una no-