Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA ELIGIENDO NOVIO Technicolor guión de D a v e r Freeman; dirección: Mitchel Leisen; intérpretes: J a n e Poweil, Cliff Robertson, K e i t h Andes, Tommy Noonan y Kaye Ballard. C I N EM A T O C R A Fl C A marineros italianos protagonista de la payasada, premiado, con tan fausto motivo, con un mes de permiso extraordinario. Y se adivina, en las últimas escenas, lo bien que van a pasarlo en Barcelona en la dUlce compañía de las cuatro encantadoras chicas a las que. por caprichosa orden del feroz sargento Campana, no debían mirar p L como no fuera su habilidad y buen oñcio de guionistas, porque en la película está la comedia entera, con sus defectos y sus virtudes, su diálogo íntegro, palabra por palabra, e incluso con su airecillo de cosa traducida, que no perdió en su trasO mejor de Eligiendo novio son plante al cine. Hay, sí, escenas comlos números musicales, algunos plementarias que se desarrollan en de ellos montados por verdade- la piscina o en las calles madrilera gracia y originalidad, por ejem- ñas, con las que se quiso dar u n plo el acuático, sin precedentes, a poco de aire libre a la anécdota; nuestro juicio, en anteriores pelícu- pero, en realidad, lo que en ellas lias del mismo género. La trama, en rasa no tiene importancia ni trascambio, es endeble, sumamente sosa. cendencia. Son simplemente de reSé ha llevado numerosas veces a la lleno. Cahen Salaberry dirigió copantalla, con buen éxito, la historia rrectamente y los actores del reparde la muchachita que sueña con h a- to cumplieron bien, salvo alguna que cer un matrimonio brillante, y pre- otra excepción. En cuanto a Ana cisamente Negulesco nos dio de ella Mariscal, es lástima aue, como prouna versión encantadora en Cómo ductora, no escogiera otra película casarse con u n millonario con Bet- que le proporcionara más ocasiones ty Orable. Lauren Bacall y Mari- de lucimiento, como actriz. Para ella, lyn Mjonroe. Pero Mitehal Leisen la Cándida de Juego de niños es obtuvo un resultado notablemente. como para Jos pianistas consagrados inferior, seguramente debido a lo un ejercicio pa desangelado del guión aue se Je sir- ra hacer dedos P vió, carente de situaciones que verdaderamente diviertan y dotadO ds un diálogo nue no brilla por su ánge- MARINEROS, NO MIRÉIS nio. Jane Poweil y sus compañeros A LAS CHICAS de reparto cantan y bailan con arts y buen gusto en los cuadros de reC o p r o d u c c i ó n hispano- itavista, muy movidos y alegres, que liana; g- uión de V. Metz y R. Gianviti; director; Giorgio Simonel salpican la cinta, constituyendo, re 11; Intérpretes; Maurizio Arena, petimos, lo más digno de ser destaAbbe Lrane, Marta Cuadra, Julio Riscal, Gianpiero L, ittera, Roseícado, s i n ningún la Como, Pgo Tognazi y Lauretta género de dudas. P Masiero. LAS GIRLS Cinemascope y Metrocolor; guión de John Patrick sobre- un argumento de Vera Caspary; director Qeorge Cukor; Intérpretes: t a n i a Elg, Kay Kendall, Mitzy Gaynor y Gene Kelly. JUEGO DE NIÑOS Adaptación de Lucas y Gallardo de la OÓT? del mismo titulo de Víctor Ruiz Triarte director: Enrique Cahen Salaberry; intérpretes Ana Mariscal, Jorge Rigaud, Juan José Menéndez, Maílla Sanidoval e Isana Medel. A L escribir el guión de Juego de niños sobre la obra de Víctor Ruiz Iriarte, Lucas y G a llardo tuvieron el buen gusto de convertir z. la traviesa y repipi Maité en única organizadora responsable- -sin colaboración alguna por parte de sus primos- -de la aventura de su tía Cándida con el profesor de francés. Nos parece un acierto, porque, en buena hora se diga, los hijos de familia españoles, hasta el momento presente, por muy niños que sean, no se prestan a esta clase de juegos Claro que asi queda el titulo un poco en el airé, sin justificación, pero es preferible, puesto que lo ganado está muy por éncitna de lo perdido. Por lo demás, aparte esta modificación, muy elogiable, apenas si pusieron otra cosa de su cosecha. 0 dice frecuentemente que en las jl comedias de enredo se peca siempre por defecto y, desde luego, jiunca por exceso. Esta cuenta se han hecho, sin duda, los guionistas de Marineros, no miréis a las chicas y, decididos a hacer las cosas iien, complicaron el argumento hasta lo increíble, sin más tope que el limite de su capacidad de imaginación. Así, las coincidencias y los equívocos se suceden, se acumulan y entrelazan, casi sin interrupción, y, como consecuencia, todo en la película son sustos, carreras, persecuciones y puñetazos. En fin, el propósito, el loable propósito, fué seguramente hacer reír a carcajadas al púbiico, y puede decirse que se logra frecuentemente, a base de mucha sal gorda, situaciones dislocadas y una interpretación desaforada por parte de todos, incluso por la de María Cuadra, en un tipo, claro está, muy, muy diferente a la Jimena de El amor es un potro desbocado La cosa termina con el descubrimiento de un importante alijo de armas por el cuarteto de O es la primera vez que formando la trama de una película se nos oírecen, sucesivamente, varias versiones muy diferentes de u n a imisma historia. Y tampoco es nuevo el que, a la manera de Plrandello, se deje de cuenta del espectador la tarea de despejar la Incógnita, la de dilucidar cuál de ellas se ajusta más a la verdad, a lo que reaknente ocurrió. Así pasa también en. Las girls porque todos nos damos cuenta cabal de que los declarantes n el proceso, consecuencia de la publicación de las Memorias de una ex vícetiple, retirada y ennoblecida por su maitrimonio, son; tres distinguidos trapisondistas de tomo y lomo y Que en sus respectivos relatos tergiversaron los hechos a su antojo y conveniencia. Si fué Sybil o Angela la que. intentó suicidarse o si bien todo tuvo su origen e n una simple fuga de gas. como afirma Barry, es cosa que únioame- nte pudiera aclarar Joy- -la tercera de las girls preoisame nte la que se abstiene de prestar declaración. Porque aquí no se pretendió preocupar, sino divertir, y por el tono que acertadamente dio George Cukor a su realización, la película t o da resulta u n a p u r a broma, una broma deliciosa, integrada por tres anécdotas, a la vez iguales y distiritas, variaodones, en fia, sobre u n mismo tema, aderezadas además con vistosos números revisteriles con música de Colé Porter, para recreo del público y lucimiento personal de las tres encantadoras girls T a ñía Elg, Kay Kendall y Mitzy Gaynor. Junto a ellas, baila, canta y actúa Gene Kelly, t a n bien, por lo menos, oomo en Un amerimno en París el mejor de sus films. 9 Guillermo B O U N N