Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TEATRO C R I T I C A Sterltag encarnó con buen tono el personaje del marqués de la Ensenada. Y Miguel Ángel, en un tlego que vende pliegos de cordel por las calles, compuso su secundaria ñgura con tanto tino que la hizo ipasar a la primera fila de los aclertoSi La labor de Tamayo como director fué irreprochable. No hubo concha. No hubo el menor tropiezo ni en el movimiento- -comiplicado- -de los personajes ni en la mutación escénica. El montaje de la pieza estu vo a la altura del texto, y fué en todo digna d escenario en que Buero Vallejo ha vuelto a estrenar después de largos años de au sencia de aquella ilustre casa. 9 pintor. Se descubra el gatuperio, y el artista sufne un derrame cerebral, circunstancia que López Lagar aprovecha para explicamos a lo vivo la técnica de la hemiplejía simulada, una técnica! que hizo exclamar a un doctor muy conocido: ¡Admirablel En vista del accidente, la viuda da marcha atrás. Comprende que el pintor la ama y que ella anta al pintor, ¿Y qué iba a hacer la pobredta? Pues volver al lado de éste. Los dos varones reanudan, las amistades, con algunas reservas de poca monta, y discuten apaciblemente las características intimas de la viuda. El médico se va finalmente a América, mifiíniras el pintor y la viuda hablan de unas co s que yo no me atrevo a reproducir aquí. Si esta comedia se titulase El caso de la señora estupenda y los personajes dijesen disparates graciosos, nada habría que objetar. Pero es dramática y sentimental, y no hay modo de darle el aprobado López Lagar ie lució en, la suerte del derrame cerebral, y recogió por ello muchos ai usos. En el resto de las escenas su actuación fué menos que buena. El apuntador se desgañita- ba, y esto produce muy mal efecto, P que desde 1939. ¿Es que hay algo excepcional, una partitura brillantísima, unos cantantes nunca vistos, unos bailarines de rango internacional? No. Lé que hay es té y simpatía, o sea ingenio y buen gusto. Ingenio para escoger los números, para encadenarlos, reducirlos y adaptarlos. Buen gusto para el movimiento de cantantes y bailarines, para et vestuario que unas veces es fastuoso y otras sencillo, pero siMnpre original, rico en fantasía, en colorido y en combinaciones de tonos y formas. El público estaba encantado. Los espectadores Se miraban unos á otros, como felicitándose mutuamente por el hecho de que un director- Luis Escobar- unos músicos- -Moraleda, Romo- -y unos dibujantes- -Viudos, Anchoriz, Burgos, Cortezo, Mingóte y Salv idor- hubieran concertado sus esfuerzos para dar una gran oportunidad a los artistas de que se luciesen. Las ovaciones no cesaron en toda la noche, y no será necesario jurar que las más cálidas fueron para Nati Mistral, ese raro ejemplar de vedette que canta, baila, es elegante y guapa, tiene finura y sabe niás que algo como actriz; y para el gran Tony Leblanc, castizo artista enciclopédico que lo hace todo y todo lo hace bien, o mejor dicho, mejor que bien: con garbo, cod humor, con soltura. 1 rotundo éxito lo obtuvo Escobar mediante un verdadero ejército de colaboradores, a los 4 ue no cabe citar nominalmente en esta nota, aunque todos 16 merecen, desde Raquel Rodrigo, Pilar Clemens, Hebe Donay y Maria Rosa Encinas, hasta los modistos y sombrereros. Pasando por los miembros del ballet de Karen Taft y el coreógrafo Alberto Portillo. No hay un solo número fa. llido, ni cuadro que deje de suscitar la admiración, aun tratándose de aquellos que utilizan canelones de nuestro folklore muchas veces oídas. Escobar ha logrado, además, dar a su revista un ritmo vivo, trepidante, y ha cuidado los detalles, incluso los más aparentemente insignificantes, lo ínismo que los efectos Uániativos. Parece que Eslava ha encontrado una obra que durará años en el cartel. lEn su escenario se ofrece al espectador niuchb té y mucha simpatía. flP DESCOMPOSICIÓN ORGÁNICA La sed de Henri Bemstein. Adaptada por Félix Ros. Teatro Lara. Intérpretes Pedro López Lagar, Carmen Bernardos y Gabriel Llopart. f T olor a bodega, a pescado en p f trefacción o algo parecido mita desde el escenario a la sala apenas comienza la obra. Y a medida que avanza el tiempo, el mal olor aumenta. Los ainores de una joven y hermosa viuda con un pintor (que: dice una por ción de sandeces cuando habla de su arte) y con el amigo fraternal del pintor constituyen eií esqueleto de la pieza. Nuevafnente estamos ante el triángulo Lo único que realmente interesa es la viuda, y ello se deb a que está encarnada por Carmen Bernardos, no a que í personaje tenga características especialmente atractivas. Por el contrario, el personaje es de una radical vaciedad. Como el pintor. Como el médico amigo del pintor. Entre los tres se traen uñ bonito juego. Trataremos de explicarlo brevem, ente. La viuda se enamora del pintor, pero el pintor está enamorado de Marcela, la esposa que falleció llevándose, el secreto df la inspiración del artista en ¡a que no sabemos por qué el elemento importante era una cierta añoranza (el artista no es más explícito) Pero yá saben ustedes lo que ocurre en estos casos. El recuerdo de una difunta raramente tiene fuerza para t esistir los asaltos de una viuda coleante e impulsiva, y este es ti caso. La viuda ataca de frente, y pintor recujkera el secreto de su arte. Pero hay algo que no marcha bien. Ella se cree humillada, y se pasa al moro, es decir, se pasa al fraternal amigo del MUCHO TE Y MUCHA SIMPATÍA Ven y ven... al Eslava, reTista montada por Luis Escobar. Teatro Eslava. Principales intérpretes: Nati JfUstral, Tony Leblanc, Raquel Rodrigo, Pilar Clemens, Hebe Donay, Alaria Escudero, Maria Rosa Encinas, Luisa Velaaco, Pedro Osinaga, Bartolomé Cátala, Fernando Cebrián, María Luisa Merlo y Agustín Velázquez. I NGENIO y buen gusto son los dos ingredientes necesarios a una revista. Lo corriente es que el bigenio brille por su ausencia y que el mal gusto se patentice en el libreto y basta en el estilo de los intérpretes. De este modo llegamos a creer que la revista es un género absolumente deleznable, un espectáculo inferior destinado a públicos inferiores. De vez en cuando surge la exceipción, pero hay que reconocer que ese de vez en Cuando significa de Iieoho, muy de tarde en tarde Ven y ven... al Eslava es, sin duda, uno de los mejores espectáculos de su clase montados en Madrid desde hace muchos años: pongamos ADOLFO PREGO