Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Efectos destructores de las bolos de olto velocidodi Experimentos efectuados por peritos baiístires norteamericanos. -lmpactos equivalentes a una fuérzamele 19 00 caballos. Por TOMAS R. HENRY E L efecto producido por el impacto de una bala de fusil, cuya velocidad inicial es de 1,050 metros por segúndo, equivale al de una explosión de 19.000 caballos de fuerza. Tal es la conclusión a que han llegado los peritos balísticos del ejército norteamericano durante los experi- mentes recientemente realizados en el poligono de tiro de Aberdeen (Estado de Maryland) Los blancos utilizados en estas experiencias han sido cerdos, chivos, bolas de barroy latas llenas de agua, y las velocidades iniciales de los proyectiles empleados han osrilado entre los Sio y los 1,050 metros por segundo, Durante la güera europea los drujanos militares se hallaron muchas veces en presend a de heridas de una naturaleza sin precedentes; se comprobó, por ejemplo, que la destrucción de los tejidos alcanzaba un radio muy distante de la trayectoria del proyectil o del fragmento de metralla que había causado la herida. L a zona afectada parecía extenderse en forma radial desde la línea de lá trayectoria, y muchas veces se produjo la muerte a raíz de esta destrucción de los tejidos, más bien que por el impacto mismo del proyectil. las ondas sonoras. L a bioquímica demuestra que cuando estas ondas adquieren la frecuencia indicada producen la coagulación de la albúmina, lo que puede ser una de lascausas de la radiación antedicha, Durante los experimentos a que nos referimos se logró determinar en forma exacta la cantidad de energía perdida por el proyectil al atravesar el cuerpo del animal utilizado para el caso. Se midió la velbcidad del proy tí t s y después de atravesar el blan 0 P medios mecánicos y automáticos: s t a pérdida de, velocidad permitió, a su vez, determinar la energía perdida, Los peritos comprobaron, como ya se h a bía sospechado durante la guerra, que al prolucirse un impacto a la velocidad de 600 a 7io metros por segundo la presión destruye arteriales y venosos situados a gran distancia del orificio de entrada de la bala, Produciendo hemorragias y destrucción de tejados fuera de toda proporción con el ta TM So mismo del orificio. El teniente coronel Callend er formula las siguientes conclusiones: L a fuerza del impacto de la bala que penetra en una viscera llena de un, fluido cualquiera se trasmite con igual intensidad en todas direcciones, siguiendo las leyes de la hidráulica; ello es causa. rupturas explosivas de los tejidos, J- efectos fisiológicos del impacto conta produciéndose mucho tiempo después de 1 ala haya atravesado el cuerpo. Geferalmente, aquella ha sahdo ya cuando han enipezado a producirse los efectos. Las heridas causadas por proyectiles a vei cidades superiores a los 900 metros por se producen una transmisión de energía destruye tejidos situados a gran distan j o, I Los experimentos demuestran, finalmente, j g efectos más destructores son los de j 5 disparadas a distancia de unos 300 g j gf ¡g g observado duran experimentos es el de las balas dispa ¿33 600 metros. A los i.ooo metros de distancia el efecto es intermedio entre ios de las otras dos distancias. -T jomoj R. H enry. f o f reservados a BLANCO Y NESHO por to jy. A. ¿V. A. Este asunto ha sido motivo de un estudio practicado recientemente en el polígono arriba nombrado, por el teniente coronel George R. Callender, cuyas condusiones acaba de dar a ¡a publiddad la revista Military Surgeon, órgano d d cuerpo médico militar. j -11 Cuando el. proyectil hace su impacto en os tejidos o los huesos dd, herido, su v e locidad disminuye naturalmente. Esto significa que ha ocurrido una absorción de energia. Esta- energía no se pierde en el a i r e se expande en el medio que atraviesa la bala, causando la radiación de la herida, que se nota mas cuanto menos resistente es el tejido. La energía perdida esta en razón directa de la velocidad con que d proyectil hace su impacto. Hay, además, otro factor importante. L a fuerza del impacto pone en movimiento, al través d d cuerpo, ondas de energía que a veces alcanzan velocidades superiores a las de