Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mente de unos loo.ooo ohmios, derivada sobre el conmutador I de emisión- recepción permite dejar los teléfonos en circuito durante la emisión a través de dicha resistencia R 3, y de esta manera tener escucha propia para comprobar la propia modulación. La alimentación se hace por una pequeña batería de bolsillo de cuatro voltios para los filamentos y una batería de alta de 80 a 160 voltios, que puede ser de pilas secas o de pequeños aeuriiuladores de 0,5 amperios- hora, con líquido inmoviliizado por silicato de sosa. El total de las baterías ¿abe en una cajita cuyas dimensiones son o,3i, por 0,15, por 0,30, sobre cuya tapa va atornillado el transceptor, del que puede verse sus dimensiones sumamente reducidas en la figura 2. En la figura 3 se da una vista en planta del transceptor visto por arriba, y en la figura 4 ofrecemos una vista de costado. Como antena puede usarse, bien en cuarto o en media onda, según los casos en que haya de utilizarse, el transceptor. Recomendamos la solución, siempre que sea posible, representada en la figura 6, de una antena dipolo en total de 2,50 metros, conectad a las bomas de salida del transceptor A i y A 2 por dos cables trenzados jue teóricamente pueden ser de una longitud cn quiera, pero que será conveniente en este caso hacer un poco de ajuste con- un pequeño con- densador C i derivado sobre S 3, -como antes hablamos. Verseo. Una víctima de la política. Leemos ta L Ánterme: Nuestros amigos los ingleses han hecho frecuente uso de la radio durante lá campaña electoral que acaba de transcurrir, y, por bien dispuestos que estuvieran Ipís programas de las emisiones, no lia podido evitarse un incidente, del cual ha sido víctima un actor famoso, Mr. WíU Hay. Hallábase éste representando im- í e cA en el estudio de la B. B C cuando fué forzoso interrumpirle para ceder la palabra a un representante de los partidos autorizados para hablar por el micrófono a M n Nevilie Chamberlain. A decir verdad, hubiera podido retrasarse el discurso del político, si no fuese porque, para colmo de desventura, tenía que hablar desde Ginebra aquella misma noclie, a las diez, el ministro de Asuntos Extranjeros de la Gran Bretaña, Sir Samuel Hóáré, acerca de los gfraves acontecimientos que en aquellos días tenían conmovida a toda Europa. Sir Samuel Hoare tenía que emprender el viaje apenas terminara sü discurso, para estar al día siguiente en su despacho del Foreign Office. En una palabra: el comediante fué sacrificado, pero su dignidad quedó a salvo. Las autoridades de la British Broadcasling Cor oraíw -rpubHcaron una carta dando todo género dé explicaciones a Mr. Hay. Este contestó dando pruebas de la. misma generosidad, y declarando que consideraba terminado el incidente ante la actitud de los directores de: la Radiodifusión británica. Agregaba (pie continuaría representando ante el micrófono de la B. B. C y que no podía hacer caso a los que le aconsejaban que se negase a toda clase de colaboraciones con la emisora. Tal vez haya quien califique de murmuración de radioaficionados este suceso; perono hay tal; se trata de un- caso poco frecuente, cuya elegante solución constituye un precedente útil. Lo estación de la Socíed a d de N a c i o n e s Se está construyendo un nuevo estudio en el palacio de la Sociedad de Naciones. Este estudio, que será inaugurado próximamente, tendrá un acceso mucho más fácil que el estudio actual, pues se encuentra entre la Sala del Consejo y la Secretaría. No es de grandes dimensiones, y será utilizado para conferencias y conciertos. Ei altavoz más grande del mundo. Se acaba de construir en América un altavoz que es ciertamente el más potente de todo el mundo. Este tipo de altavoz será utilizado para dar señales de alarma o para transmitir instrucciones a los barcos desde tierra, y posee un motor de 1,20 metros de altura: la membrana tiene un diámetro de un metro, y a pesar de que su desplazamiento a plena carga no es más que de 0,63 metros de su posición normal, la intensidad sonora es tan grande, que puede cubrir más de mil veces el ruido ensordecedor de las cataratas del Niágara. Con este altavoz se pretende hacer audible la voz humana a varios kilómetros. Suponemos nosotros que cuando funcione este altavoz, los habitantes de la población deberán taponarse los oídos.