Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
la clase. Aquella se había fijado a las siete por fruto la donación ínter- vivos de un mide la mañana, en extremo molesta para los llón y doscientas mil pesetas al Colegio de estudiantes en los días de riguroso invier- Huérfanos de la Guardia civil en Valdeno, en que todavía es de noche, y peor aún moro, se asegura por quienes se estiman para los enfermos. Se le hicieron saber al mejor enterados, que no ha sido otro sino eximio catedrático tan desfavorables cir- la gratitud que D. Pedro Ruiz debe a la cunstancias y se le suplicó que variase su Guardia civil por los eficaces y seguros. serexplicación a otra hora más oportuna; mas vicios que últimamente, le ha prestado con todo fué en vano, el Sr. Ruiz Prieto se ocasión de anónimos recibidos en los que mostró inflexible porque otra cosa sería se le conminaba con la muerte si no deposivulnerar el reglamento. Con ese motivo taba en determinado sitio cierta cantidad. nos dice su discípulo- -nos hizo im aca- Estos servicios y la visita hecha a Sevilla, bado y entusiástico elogio de los Esta- en los días de la pasada Semana Santa, por tutos del Cuerpo de la Guardia civil, ma- un piquete de alumnos del Colegio de Huérnifestando que si cada actividad social o fanos de Valdemoro, en la que tanto luciedel Estado se rigiese por reglamentos seme- ron su marcialidad y compostura, han sido jantes, pudiera convertirse España en el las circunstancias que últimamente han influido en el ánimo del generoso donante país más bien gobernado del mundo. Se recuerda también la inflexibilidad de para llevar a cabo su loable y meritísimo prosu carácter y lo rígido de sus procedimien- pósito. tos en relación con el cumplimiento de los Así se cree de público y así parece nadistintos cargos que ha desempeñado dentro tural dada la psicología del Sr. Ruiz Prieto. del Cuerpo de médicos de la Beneficencia De los pormenores que, de una manera provincial, donde ha llegado h á s ser de- particularísima, hemos podido recoger socano, teniendo el deber, como derivado del bre la donación de que nos ocuparnos, dedumismo, de dirigir el Hospital de las Cinco cimos que es de un millón de pesetas én Llagas. efectivo, calculándose que alcanzará a una Toda su vida ha sido un claro ejemplo mayor cantidad de doscientas mil pesetas, de constancia en el trabajo y de perseveran- cuando aquéllas se conviertan en nominales, y que el donativo de la casa que en el núcia en la austeridad y en el ahorro. Nacido de familia humildísima- su padre mero 73 de la calle Feria habita el eminente dicen que fué pescador en el río Guadalqui- filántropo, parece ser que no se comprende vir, siendo testigos de sus afanes las orillas en el que ahora en vida se hace, pudiendo de Triana y Tablada- -desde su niñez dio ser, acaso, objeto de otra cláusula del tespatentes pruebas de su aplicación 3 de su tamento para cuando deje de existir el seamor al estudio. Vencieiido las continuas y ñor Ruiz Prieto. Por otra parte, la escritura de donación graves dificultades que rodean a una casa pobre, se hizo practicante en este Hospital no está aún terminada, en espera de las conprovincial, y luego médico, estableciéndose testaciones que, al parecer, deberán recien una casa de la calle de la Feria, donde birse sobre consultas hechas a determinallegó a adquirir tal fama de acertado y ex- dos organismos del Estado, en relación con perimentado, que se le conocía por el niño ciertos aspectos legales. sabio de aquel populoso y típico barrio. Sil renombre fué alcanzando mayor y más Visitamos en su precioso domicilio dé la extensa popularidad, día por día, no tardan- calle de la Feria a don Pedro Ruiz Prieto, do en ser elogiado en Sevilla y en toda la y fuimos recibidos con la más Uaná y afecregión andaluza. Y así, corriendo parejas tuosa de las cortesías. con su fama, se desenvolvían sus ganancias, Pero no logramos nuestro objetivo. Se no tardanda- también en crearse una envi- obstinó, como lo había hecho antes con otros diable posición económica, que ha ido ele- compañeros. nuestros, en no dar ningún devándose más y más por ser escasísimos sus talle de su donación, manteniéndose en su gastos, no tener familia en quien emplear- deseo de que no se divulgara su rasgo. la y ser su vida en extremo moderada y- Pero si ya lo sabe todo el mundo- le sencilla. árgíJimos. Así ha llegado- a los setenta y siete años, -Pues usted puede decir que ha sido ana rodeado de. unaa jifeola de ilustre médico equivocación, que yo sólo he dado cien peenvidiable, y del f y o r aprecio y estima- setas y que le han adherido a la derédia- ción por parte de sus conciudadanos. cuantos ceros han tenido por conveniente. ¿Cómo hemos de decir eso, seguros de Jamás frecuentó casinos ni tertulias; no desempeñó ningún cargo político, ni aspiró que mentimos? -acentuamos. Y como última y poderosa razón para su a refrendar sus grandes méritos y sus esidarecidos talentos en academias y otras negativa nos dice nuestro ilustre interro TCOrporaciones científicas. Con sólo ser mé- -YáíUsted ve; ¡en cuanto sé han enterado dico general, de hacer visitas, no sólo labró su reputación extraordinaria sino que ha las gentes he recibido centenares de cartas sabido mantenerla y continuarla a pesar de pidiéndome dinero! Y yo no soy un Creso... los avances de los tiempos. J. Muñoz San T omán. Respecto al móvil próximo que ha dado