Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La defensa del apáralo respiratorio 1 buen funcionamiento del aparato respiratorio en toda la escala zo l6 sl a, desde el hombre a los nt s tnfeHotes s res vivos, rt; H más eficaz garantía de la salud general de todo íl individuo. SUKAU nuestros conocimientos actuales, la respiración. comprende el intercambio gaseoso de las células; es decir, la Aportación de oxigeno y la eliminación de Acido carbdntco. Pero las células se encuentran esparcidas por todo el terrttoi- in del cuerpo, desde tos dedos de los pies haata el cuero ca bulludo, y para que ellas puedan efectuar normalmente esté IIR. J. SAV- RRO PR 0 PI 15 TARI 0 Y PREPA- intercambió gaseoso necesitan de un importante elemento AnnR Ft, OERIV AI. intermediario, la sangre, que recoge el oxigenó en los alveoKAuvK vuí. ar V jijj, pulmonares, a la vez que se desprende del ácido oarbdnico, y que córrieiidó a través de la. s artf rias Ueva este oxigeno al interior de los tejidos, á láa células mismas, en don l recoge al ácido carbónico, y a través do las venas lo lleva a lo pulmones. Hay, pues, una respií- ación extema, que o t el intercambio gaseoso que se eféctúiei en los pulmones, y otra respiración Interna, que es el Intercambio gaseoso por medio de la sanare en el interior de los tejidos. Se supone tácilmente que cualnnier perturbación produtHda en la respiración extema repercute considerablemente en el noi- mai funcionamtentoi de todo el organtsmo, y que a su vez la introducción en cualquier región del organismo de una substancia cualquiera tiene su resonancia debida en él árbol respiratorio. ZJOS pulmones se defienden contra los elementos extraños, partículas sólidas en suspensión n el aire o microbios productores ñ infecciones, mediante los movvin. ie atos cttforea del epitelio que recubren la cara interna de los br Miqiiiolos, la tráquea y la laringe, llevando Tfoxiia. afuera todo elentento extraño, movimientos que aumentan onsiderablemente durante los periodos inflamatorios, y cuya fuerza expulsiva está favorecida por la producción de moco en toda la superficie de las vfas respiratorias, al que se fijan los cuerpos extraños de pequeAo volumen, polvo, bacterias, etc. Solamente cuando la cantidad de estos cuerpos extraños es excesiva o cuando a consecuencia de procesos inflamatorios la producción de moco y loa Movimientos ciliares están perturbados, es cuando la Invasión de los gérmenes producttires de enfermedades ó patógenos es más fácil y más peligrosa. Un elemento de defensa admirable de la misma naturaleza contra esta abundante Invasión de bacterias es la tos, que comprende una serie de movimientos complicados de los m sculos respiratorios, xcitados por distintos puntos del aparato respiratorio, y a eces por a. paratos completamente ajenos y apartados de los pulmones, dando entonces lugar a lo que se llama tos refleja. La. terapéutica se ha preocupado constantemente dé coadyuvar a los medios defensivos del propio organismo para normalizar las funciones resplratortas, esenciales en la vida del individuo, hasta el punto de que una de las vais, graves enfermedades que padece la humanidad, la tuberculosis, ea debida principalmente a. un defecto funcional del aparato respiratorio, invadido por el bacilo de Eoch. Para luchar contra él, los terapeutas han ideado el Introducir en los tejidos, donde se efectúa la respiración Interna, substancias diversas que, transportadas por líi sangre a los puntos en que radican las lesiones, dificultan el desarrollo extraordinario de esttos bacilos y contribuyen a su rápida expulsión, TLa quimioterapia antibacHar está representada casi esencialmente por un preparado español, el Derival, compuesto a base de sulfuro de aUlo (C 3 H 5) S 2, denominado tamliiéu éter tioalllico, y por algunas, impropiamente, esencia de ajó- s, por su pronunciado olor á esta liliácea, de gran eficacia en el tratamiento de la tuberculosis: de lecitlna, eontpuesto fosforado muy complejo; el guayacol, uno de los componentes principales de la er M sotii, de haya, gran antiséptico y antitulíerculoso: por el eucallptol, componente principal IK- la esencia de eucaliptus, erran balsámico y anticatarral: el mentol o akainfor de menta, rmpleado desde muy antiguo cojno antiséptico analgésico de las mucosas nasales, farfiigea V y laríngea, y, en general, de todo vi aparato respiratorio; el yodoformo o trlyodoínetán grim antiséptico por la acción del yodo que. entra en su consUtucIón, rt c micndado cómo antituberculoso aun en las tuberculosis abiertas, y stux el alcanfor, esencia ¿concreta e s- traída del Xavxu eamphora, árbol de ta China y del Japón, estimulante de los sentros nei- viosos y especialmente de los contros vasomotores, gran tónico en los casos de tuberculosis, a los que priva del martirio de sus stidOTres. íil Derival reúne, por lo tanto, cualidades que dan lugar a ima. acción constante y rápida desde las primeras inyecciones, acusando el estado general del enfermo uiui sensación de vigor extraordinario, abriendo el apetito con un ansia devoradora. Su. extraordinaria facilidad de difusión por todo el organismo influye en el rápido descenso de la fK- br Hace recuperar las fuerzas perdidas. Iterando uu xmsiderable aumento en el peso, d -sapareclendo rápidamente la tos, los trastornos digestivos y la expectoración. Kl Derival está indicado con la máxima garantía del éxito en todas las, formas dé tulK: r ulosÍ 8 médicas y quirúrgicas, y sobre todo en las de predominio pulmonar, actuando oii an. 4Io ga eficacia en las bronquitis mandas y crónicas, i artlcularmente en la que se acompañan de gran producción de exudados; en la gripe y complicaciones pulmonares y, en general, en todos aquellos casos en los que sea necesario disminuir las secreciones broii uiales y lograr una rápida desinfección del árbol respiratorio. DOCTOK KüIZ DB LiA TORIIE fS t %I Jh I Indicado en las n. fec ones Ftmicas Xjaxítí se a, Bronquiales y Pulmonares, t a, l oratorio J. Navarro, Naryáez, 38 hotel I r TO n l cu lii KxposiHón Internacional de SanUlaH ton ditiZoma) i meéatUí oro. D