Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PAKISFS PRACTíCAKlK) ÍA RKCr. INAClOK DE LA CATARATA ¡ShC- jK MADSCHZUD, INSPIRADO, DANDO CONSEJOS PARA CURAR ENFERIHEDADES díart hacernos gran competencia. Su cinismo Uegáha al extremo de intentar curar ttxfo. Recuerdo a uno de estos derviches delante de un pobre hindú con un enorme glioma en uri ojo (glioma infectado cOn larvas de la Cordylobia antropófs a que hablan convertido la órbita en un enorme foco de supuración) dándole pases magnéticos y recitando extrañas oraciones ante el terror del padre, que esperaba el milagro, y al píxro rato ubrir la cabeza del enfermo, coger los honorarios y desaparecer, aconsejando a los familiares del enfermo no tocarle hasta pasados dos días... para poder huir. El glioma es una enfermedad incurable que lleva fatalmente a la muerte. Al consultar con nosotros y oír nuestra opinión, estos enfermos caían, sin remedio, en manos de los fakires. Entre los fakires indios, los más interesantes son los madschzud, grupo de inspiradas que sólo interpretan las enfermedades sin mirar a los enfermos, adivinadores siempre eii éxtasis y totalmente aislados del mundo exterior. Los hemos podido observar de dos tipos; unos dan consejos para curar, hablan muy bajo, con los ojos cerrados, y parecen insensibles a toda excitación exterior. Otros, con larga cabellera que cubre la cara, rodeados de una serie de botes con substancias extrañas, son consultados y despué. s dt un largo rato señalan con indiferencia el Ilute que contiene la droga que ha de curar. El aspecto extemo de aquellas drogas era repugnante. Millares de moscas nKjstraban especial predilección por ellas. Nosotros! intentamos por todos los medios conocer la composición de todos aquellos medicamentos milagrosos y por unas monedas pudimos averiguar al fin el contenido de una pomada para curar el dolor: zumo de hojas de tamarindo, zumo de hojas de limón, alumbre, pimienta y limaduras de hierni. leche de mujer, orina y deyección de vaca, mantequilla. Entre estos botes no falta nunca el Kaschkul, plato donde se depositan las limrisnas. Mezclados con la multitud de enfermos, se veían con mucha frecuencia los domesticadores de serpientes, tipo de medio fakir que llama poderosamente la atención del pueblo indio. Con su gaita extraña, de sonido muy agudo, hacen erguirse a la cobra en cuyas variadas posturas interpretan el porvenir. Los nativos tienen gran admiración por los fakires, individuos holgazanes, que enmascarados tras un hábito religioso, explotan la superstición de este pueblo milenario. En Shikarpur existe una secta especializada en la operación de la catarata que vive a expensas de millares de enfermos y a la sombra de la fama del Dr. Holland y su escuela. Practican la reclinación del cristalino, operación que consiste en atravesar la córnea con una. aguja de oro y empujar la lente hasta hacerla caer en el cuerpo vitreo. Están dotados de gran habilidad, pera como no practican asepsia: alguna, los enfermos así operados quedan fatalmente c i o s a los pocos días, los suficientes para que los operadores puedan alejarse del pueblo A pesar de estos y otros contundentes fracasos que ellos atribuyen a la fatalidad, siguen considerándose inspirados por Dios y muestran orgullosos sus interminables rosarios cuyo numero de cuentas indica los atributos que la divinidad se ha dignado concederles. Francisco Poyaies.