Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IXSTKUMENT. U, PREPARADO PARA UtfA T R A N S F U S I Ó N pueden acudir a prestar sus servicios a los que estando en condiciones de recibir asistencia gratuita, los requieran por indicación de un médico. Este servicio, que funciona normalmente en Madrid desde hace tres años, es suséeptible dé ampliación en su radio de acción siempre que las circtmstancias lo aconsejen. Así, durante los luctuosos sucesos de la j a sada revolución de octubre, las ambulancias de la Gruz Roja que fueron a Asturias a cumplir su benéfica misión, llevaban un equipo de Transfusión que fué de gran utilidad, gracias a la abnegación de las enfermeras y médicos donantes del servicio de la Cruz Roja, que dispone de esta manera de la cantidad de sangre necesaria para cualquier eventualidad. Pero con la creación de estos cuerpos de donante. extendidos ya como hemos visto en casi todos los países, no ha terminado la febril búsqueda de nuevos métodos y orientaciones Jiuevas que faciliten cada día más J: i delicada operación. Así, por ejemplo, los trabajos del profesor Houdine han permitido a esté investigador asombrar al mundo científico con su método de utilización de la sangre de cadáver, método que si en tiempo de paz no tiene grandes aplicaciones, en cambio en tiempo de guerra significa la posibilidad de disponer fácilmente de las grandes cantidades que son necesarias, merced a la vida existente todavía en la sangre de los muertos aun muchas horas después de haber ocu rrjdb el fallecimiento. Actualmente en et Instituto de Traumatolóigía de Moscú se utiliza este procedimiento, en virtud del cual, las venas vacías de muchas personas en trance de ¡morir se han llenado con la sangre fría de un. cadáver. Es tan grande Ki capacidad vital de la sangre, que no sólo se mantiene en un cadáver muchas hora después de la muerte sin perder sus propiedades y trasplantada a su nuevo huésped puetle cumplir su normal cometido durante varias semanas, sino que extraída y conservada en ciertas condiciones, puede utilizarse hasta un mes después manteniendo sin merma sus características b i o l cas más esenciales. Así han podido realizarse últimamente transfusiones con sangre enviada por ferrocarril extrsúda a muchos cientos de kilómetros de distancia del lugár donde se hallaba el enfermo y no sería extraño que en un porvenir inmediato se pudiera adquirir y utilizar, como hoy día por ejemplo, un suero glucosado, lai cáiitidád y calidad de sangre que un enfermo píudiera necesitar, gracias al trabajo de una legión dé incansables benefactores de la humanidad que nos enseñará a no dudarlo, a utilizar cómodamente y sin peligro, las inestimables propiedades y el inmenso valor curativo de la s a i e fuente dé vida. C. Wóseguú yeft Jt t t Saviciía át íHftrmtáaJa ée id sangre áe TransfiaiéiKUl HK Hái Central de la Cruz lC a de Madrid