Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA PROFESIOM FARMACÉUTICA A farmacia, a la vez que ciencia y arte técnico, es también institución social regulada por la ley en beneficio de la colectividad. Como las demás profesiones, la nuestra ha de estar integrada por tres factores esenciales el científico o técnico, el legal y el económico, cuyo equilibrio será condición precisa para su normal funcionamiento. Pero éste puede romperse por la desviación de alguno de dichos factores, que en movimiento independiente produzca cambios de tal naturaleza que obliguen al sistema a buscar nueva y sólida estabilidad. En esta fase de adaptación nos encontramos los farmacéuticos en estos momentos y desde hace mucho tiempo. No vamos a discutir ni a analizar, la legitimidad de las causas pi oductoras de la anormalidad pro fe- sional, ni menos a lamentarlas. El hecho es cierto: evidente el desequilibrio de los mencionados factores, anacronizado el científico, retrasado el legal y desvirtuado, por rápida e intensa transformación industrial, el económico, los principios básicos de la farmacia clásica han desaparecido de la vida profesional para quedar fosilizados en las Facultades españolas, donde catedráticos y alumnos sufren las consecuencias de la penuria presupuestaria. Ante tan desconsolador panorama, surge la reacción. Pero ésta adopta múltiples formas según la posición, cultura y temperamento del sujeto reaccionante. No es tarea fácil. Conversaciones, memorias, informes, conferencias, planes, proyectos, todo se ha propuesto. Existen monografías y folletos, que tratan de solucionar este problema que cada uno ve a su modo; por eso las soluciones tienen distintas características, apuntando al aspecto docente, al económico, al social, al restrictivo, al industrial, etcétera. Cuál de todos ellos sea el más racional o el mejor orientado, no es cosa que podamos definir fácilmente, pero creemos que entre tanto llega el nuevo alborear, el camino más acertado es el que sigue nuestro muy ilustre Colegio, y que puede sintetizarse en l.i conocida frase activa que dice: A Di js r. jgando y con el mazo dando ld niificados con esta norma, actuamos en el mimici sentido la Junta de gobierno de mi presidíiicia, la Comisión de titulares y la casi totalidad de compañeros, actuaciones que giiz. m de elevado potencial energético gracias al laboratorio de análisis e investigación del Colegio, ftmdado y sostenido por el entusiasmo de todos los colegiados titulare: y no titulares. En él hemos recibido visitas de catedráticos eminentes, como los doctores Giral y Madinaveitia; en él se dieron los primeros cursillos oficiales pai a inspectores farmacéuticos municipales y otros muchos cursillos especiales de Microbiolo- L gía y Brbiiiatología. El laboratorio es la escuela abierta donde cada uno puede resolver cuestiones teóricas o prácticas, au. iliándose de los compañeros que lo rigen y del material le (jue está dotado. IñutC) del trabajo diario del mismo han sido los folletos redactados por los señores Clariana y Castelló, y editados por el Colegio, sobre valoraciones de productos químicos, medicamentos y alimentos, y descripción de procedimientos de investigación microbiológica explicados en varios cursillos. Por la influencia del Laboratorio se instruyó por nuestro Colegio el llamado Premio Clariana destinado a fomentar e intensificar lo. s trabajos científicos que comprende toda la función del inspector farmacéutico municipal, mediante concurso anual para todos los inspectores de España, habiendo sido el primero en recibir esta distinción nuestro querido colegiado el titular de Algemesí D. Vicente Segura Ballester, de la Academia Nacional de Farmacia y uno de nuestros verdaderos prestigios profesionales. El Laboratorio de investigación y análisis de este Colegio se fundó por iniciativa de un grupo de compañeros entusiastas de nuestros mermados prestigios científicos, al frente de los que se encontraba el que elegimos, con el mejor acierto, como director del mismo: Salvador Clariana, tm valor positivo entre los más destacados que po. seemos, contrastado en su actuación docente al frente de nuestro Laboratorio y aquilatado con su invención del titulado Multiplex Clariana aparato gasométrico, lactobutirómetro y tubo de análisis en general, con el cual se resuelven de una forma rápida y sencillísima una porción de problemas analíticos que, de otra, requerían una complicada manipulación, simplificando además ios cálculos consiguientes. La Academia Nacional de Farmacia reconoció su valía con su nombramiento de académico de la misma. Su labor perseverante y sus incomparables aptitudes dí) centes, unidas a una afabilidad y modestia incomparaljks, realizaron el milagro de despertar el estimulo de la superación cíentiiica en un gruti número de compañeros que