Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HOSPITAL QUIRÚR- GICO DE MONTAÑA I N S T A L A D O EN ALHUCEMAS tectorado en Marruecos, cuando se implantó un servicio quirúrgico especializado, prestando útilísimos servicios. Antes de la fecha citada, las opei ciones de penetración en Marruecos se verificaban en forma lenta, siendo su característica el establecimiento de puestos militares a corta distancia unos de otros y construcción rápida de caminos, que permitían el transporte de los heridos a hospitales fijos de retaguardia. No obstante, debemos hacer constar que ya antes de la Gran Guerra allá por los años 12 y 13, observando gra. ndes dificultades para el transporte rápido de los heridos con grave perjuicio de su curación, nuestros médicos militares avanzaron su asistencia quirúrgica, llegando a colocarse en las proximidades del lugar del combate, con instalaciones provisionales que permitieron la asistencia inmediata de los heridos, merced a un corto transporte. Para darnos exacta cuenta de las graves dificultades de todo orden con que ha luchado nuestro Ejército en África, así como el servicio de Sanidad, será necesario recordar, aunque muy someramente, las condiciones topográficas de la zona protegida, así como las características raciales de sus habitantes. Trátase de una zona pobre, muy accidentada en su mayor parte, absolutamente desprovista de vías de comunicación, no existiendo antes de nuestro avance más que las caprichosas veredas practicadas por peatones y animales de carga, cubiertas de una vegetación raquítica, sin más utilidad que la de favorecer extraordinariamente las excelentes aptitudes guerreras de sus pobladores, capaces de enfrentarse en pequeño número con numerosas fuerzas regulares. El rifeño es ante todo un guerrero que profesa verdadero culto al arma individual, es inteligente, valiente, y está dotado de una resistencia física extraordinaria. Fué un enemigo muy difícil, que combatía generalmente aislado, casi invisible y con una asombrosa movilidad para concentrarse en el momento que consideraba ser más propicio para el ataque. HERMANAS DE LA CARIDAD TRANSPORTADAS EN ARTOLAS A UN PUESTO QUIRÚRGICO AVANZADO i Gran conocedor del terreno, sabía ocupar itmtós estratégicos para en el momento de Ía retirada de nuestras tropas hostilizarlas duramente, causando gran número de bajas, en la seguridad de que no serían perseguidos, y por ello frecuentemente se dio el caso de que en operaciones de gran importancia, al objeto de establecer puestos avanzados, se desarrollaban con escasísimo número de bajas, y solamente en el momento en que nuestras tropas no necesarias para guarnecer el objetivo ocupado se retiraban a sus bases, era cuando bruscamente atacaba el enemigo, ocasionando numerosos heridos. Desde el año 1921, el sistema de ocupación lenta fué sustituido por una gran rapidez y actividad en las operaciones, que unido a las características del enemigo y terreno indicados, exigió del servicio sanitario un gran esfuerzo para adaptarse a esta nueva modalidad de combatir, aprovechando para ello las enseñanzas proporcionadas por la Gran Guerra, y según las cuales aforísticamente puede decirse que todo herido debe ser operado con la máxima urgencia posible. Para darse cuenta de lo penoso y difícil que resultaba el poder dar cumplimiento a este aforismo, es preciso haber vivido las dificultades extraordinarias con que luchábamos para obtener un mediano transporte de los heridos, a distancias de 8 ó 10 kilo-