Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CIUDADANÍA N un pueblo de la provincia de HuelI va, llamado Chucena, se celebró, no hace mucho, una asamblea sanitaria. A ella concurrieron la totalidad de los sanitarios que constituían el distrito de La Palma del Condado y de Moguer, y en la sala de sesiones del Ayuntamiento de Chucena hablé a mis queridos compañeros sobre un tema que titulaba como este artículo: Ciudadanía sanitaria y he de insistir sobre ello, porque la Sanidad española necesita realizar esa labor ciudadana en el orden científico, económico y político, y al decir político no puedo referirme a nada que signifique partido de luchas, sino al establecimiento de una política sanitaria dirigida por los sanitarios misinos y completamente desligada de toda idea política de partido. Yo decía que es fácil llegar a establecer esa ciudadanía con la debida selección y estudio del ciudadano y con la debida capacitacióti para el ejercicio de sus funciones profesionales. Se quiere discutir al sanitario en su aspecto económico, cuando por su trabajo percibe una cifra mezquina de dinero, y éstos que los discuten no tienen en cuenta el valor que la sanidad representa, no piensan siquiera que en un momento de su vida una enfermedad se presenta sin previo aviso y pone en trance fatal a su existencia; no SANITARIA piensan que si, de ocurrir esto, llega el sanitario y salva con su ciencia una situación comprometida y salva una vida que podía perderse, y, sin embargo, esto, que tiene un valor incalculable, tiene oposiciones sistemáticas, mientras prosperan empleos, subvenciones, dinero de materiales oficinesco y cosas que serán muy necesarias para el desenvolvimiento de las entidades oficiales, pero que no pueden tener nunca el valor que tiene un sencillo acto que el sanitario ejecute. Por estas razones, en Chucena, pueblecito risueño y alegre de la provincia de Huelva, yo indicaba que hacía falta establecer una ciudadanía dentro de la sanidad, como una preeminencia de superior categoría y de comprensión hacia los demás ciudadanos, y esto puede y debe realizarse por los sanitarios españoles. Tenemos el deber de dar a conocer a nuestra ciencia, de demostrar nuestros conocimientos, que son todos valores positivos para la pujanza de la raza, para el mayor engrandecimiento de nuestro país y para que, haciendo una ciudadanía sanitaria, se tenga al sanitario el respeto, la consideración y el apreció que merece su verdadera y patriótica obra sanitaria. E Gregorio Escolar, Sevilla, 3 de agosto de 1935. I as impurezas y enfermedades de la piel tienen un tratamiento eficaz con el antiséptico de gran poder secante y cicatrizante, indicado contra granos, llagas, herpes, heridas, urticarias, grietas y escaldaduras de la carne. Elimina y desodora ¿1 sudor. Refresca la piel y la suaviza. Ideal para higiene infantil c íntima de la mujer. (Soluciones al 1 7o) -Bactericida para inmunizar de contagios en habitaciones y ropas de enfermos, utensilios, water, etc. Lysoform crea un ambiente de salud y limpieza. ELIXIR D E N T Í F R I C O Maravilloso para la conservación de boca, encías y dientes sanos. Corrige la fetidez de aliento. JABÓN ANTISÉPTICO: Medicinal de tocador, para epidermis sensible y delica KST I T rí da- Insustituible en. el baño.