Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MEJOR COLABORADORA DE LOS JUECES LA ME D I O I N A L E G AL De ayer a hoy. ASTA hace un siglo, los criminales previsores y cultos contaban con elementos muy sobrados para que sus fechorías quedasen impunes. Disponían de numerosos venenos que ocasionaban la muerte sin dejar rastro que, entonces, pudiera ser apreciado en él organismo de la víctima. También, en esa época, un desalmailo como el tío Martín- -el famoso secuestrador de Casariche, -cuando degollaba a sus prisioneros, adoptaba por toda precaución la le despojarse completamente de ropa y enjabonarse y bañarse en la álberca de su huerto después de perpetrar el asesinato. El no guardar manchas de sangre en el cuerpo ni en las prendas de vestir le proporciónate la casi seguridad de no ser descubierto. Mientras tanto, y sin que los bandidos se enterasen de ello ni le concediesen importancia en el caso de que alguien se lo refiriera, se efectuaba una verdadera revolución en la Química, sobre todo en la Química orgánica y en el Análisis quiínico. Pocos pudieron sospechar que la bal; m i, el microscopio, los reactivos y el estudio de los glóbulos sanguíneos habían de convertirse en valiosísimos instrumentos auxiliares de la justicia. Hoy un estudiante de Química puede descubrir sin esfuerzo la existencia de arsénico en un cafhíver inhumadfO hace años. Y se cita como ejemplo ti arsénico, porciue esta substancia era la base para la preparación del Jpita toffatia, del Eanioso veneno de Uw Borgias, que mataba sin d e j a r huella. Y hoy, también, un estudiante de Medicina recogería del suelo y de las paredes de la vivienda del tío Martín y hasta del agua de la alberca, residuos de sangre y h u e l l a s sanguinolentas muy suficientes para s e ñ a l a r pistas a la policía. La autopsia, tal y como se practica -icfualmente, p e r mite afirmar si la muerte fué violen- H ta, por agresión o por suicidio; la fecha y a veces hasta la hora en qué se produjo. Más aún, el estudio de los restos humanos, aun cuando haya transcurrido bastante tiempo desde que acaeció el fallecimiento, suministra datos para fijar la data de éste. Recuérdese el caso de las niñas desaparecidas en la madrileña calle de Hilarión Eslava. Los trabajos efectuados por el doctor Maestre, en su Laboratorio de Medicina legal, sirvieron jpara comprobar- -merced al descubrimiento de la Ophira cadaverina y de otras esBERN. RD 0 SPILSBURY, PROPULSOR DE LAS INVESTIGACIONES CRIMINOLÓGICAS EN LÁ OFICINA CENTRAL DE POLICÍA DE LONDRES