Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
t i t i m o y la muepte pcpentina en los niños. P ESE a todos los modernismos y a todas las campañas progresivas, no se logrará disolver la familia, la célula social de la humanidad, ni extirpar del corazón humano el amor al hijo, que por ser el continuador de nuestra estirpe más allá de la muerte, representa el más alto y complejo exponente del instinto de conservación. La vida de todo niño constituye mía acumulación de ilusiones, de esperanzas y de proyectos que, por cernerse en la esfera de un porvenir incógnito, suscitan el máximo afán y la más grande expectación. Niños abandonados en el umbral de ima iglesia y recogidos por persona caritativa cuando parecían piltrafas humanas, han sido, llegados a su madurez, hombres cumbres; en cambio, otros nacidos en dorada cuna, criados con los máximos cuidados, han sido adultos perversos, baldón de su familia y de su época. Precisamente por esta incógnita, un niño sano es flor de maravilla para su hogar y un valor en potencia para la nación. Y cuando la muerte ocurre, sobre todo si es repentina, la antigua frase de angelitos al cielo es substituida por la violenta crispación de los padres que ven enlutado su corazón para siempre y a la patria, coii un ciudadano menos. D. ANDRÉS MARTÍNEZ VARGAS, lOÍ BARCELONA de muerte. Pasada la crisis, estaba tranquila. Diagnostiqué una hipertrofia del timo j apunté la posibilidad de una nm rte repentina. Puesta ante la pantalla radioscópica, s e confirmó el diagnóstico y la radiografía lo hizo más patente. Dos aplicaciones de radioterapia la aliviaron mucho: la llevaron a, su casa para traerla de nuevo y seguir el tratamiento: tardaron demasiado y un día la niña murió de pronto. Contados serán los inédicos que ño hayan presenciado muertes seiñejaiites. Márfan relata la historia de una niña de veintiún meses, que murió trágiranientc después de haber comido con fruición: la nteróp- sia desLa muerte repentina, inesperada, de los ni- -cubrió una hipertrofia del iiriio y compreños, suele revestir un aire trágico: un día, sión traqueal. Hedinger ha visto la muerte en los comienzos de mi profesión ejí Madrid, repentina en 5 niños, entre 9 de la misma fui llamado con urgencia por tm matrimonio familia; Perrm habla de 9 muertes repenjoven: llenos los padres de amor por sil hi- tinas entre 11 hermanos; Griffitli. refiere jito de seis meses, le acostaron en su pro- que ha presenciado la muerte súbita de 7 herpio lecho la noche anterior; al despertar manos, entre los tres y los ochó meses; el día siguiente, le vieron muerto. Parecidos Battino ha regi. strado esta ciase de muerte, en 3 hermanos al l l a r a la misma edad. a éste he visto dos casos más. Un día, en París, una nodriza acostó con- El Estado Timo- Linfático descrito por sigo al niño que criaba, sin apercibirse del Paltauf en 1 S 89 recibe elíiombre de Diátemenor trastorno, en la mañana siguiente en- sis de la muerte esto es, de predisposición. Esta manera de inorir se debe casi jíiemcontró al niño muerto. Los padres acusaron a la mujer de acción criminal, siendo inocen- pre a los trastornos ocasionados por el timo. te y fué precisa la intervención de un pres- Existen otras causas de muerte repentina, tigioso médico forense, para que la nodriza causas extratímicas: pero cii este segundo grupo las enfermedades precursoras, los sínno fuera a presidio. Un hijo de un colega y amigo mío, mien- dromes coincidentes privan a la manera de tras se hallaba en el paseo, en brazos de su morir del aspecto imprevisto, de rrador niñera, tuvo una rabieta, estiró su cuello en y desconcertante de la muerte tímica. Interesa, por tanto, propagar estos hechos como un respingo y quedó instantáneamente para mostrar a los lectores de BL. VNCO Y muerto. Hace varios meses, un amigo me escribió NEGRO la conveniencia de hacer la radiouna carta refiriéndome su intensa amargura grafía de todo recién nacido, por sano que por la pérdida de sa hijito. con muerte sú- parezca, para tener la seguridad de que no biui después de algunos trastornos. Y lo le amenaza una muerte súbita. Está medida peor c- s- añadía- -que no sabemos de qué será apremiante, si el ñiño presenta indicias de timopatía, ya que la radioterapia profunha muerto Indudablemente por el timo. Hace unas semanas, procedente de una da aplicada con regularidad curará la afecciudad distante, trajéronme una niña de ción evitando así el peligro. seis meses: tenía ataques de fatiga, algún ruido o estridor, amoratamiento v amenazas El timo es el ó r n o peculiar de la infan-