Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I. v onqpeso Lspañol Pro- médico OctuU- 1935. Un Conqresp sin preceJ ntes Todos estos aparatos, son de doble puerta, j p y por lo tanto, comunican con el local del una industrio qu. honro o Cspoño. lavadero mecánico (comunican, naturalmenN Congreso, sin precedentes, donde te, después de producidas las desinfecciohan convivido en franca hermandad nes) Ambos locales están preparados coa grandes prestigios de la Sanidad Na- lujo, suelo de mosaico, zócalos de azulejos cional y modestos y abnegados legionarios de en gris y azul combinado con negro, gfanla Medicina patria. U n Concilio exíraor- des ventanales, y ttxlos los servicios de acodinario de la clase médica española donde metidas y desagües completamente ocultos, el ejército más abnegado y voluntarioso ha Los aparatos son verdaderamente lujosos, discutido primero, para concretar y votar todos los refinamientos de la ingeniería samas tarde, más conclusiones que proporcio- nitaria, con todo el lujo de una instalación, nén las máximas garantías a la sociedad y donde no se ha omitido el menor detalle paque tiendan a mejorar la Sanidad nacional, ra que la estancia en esta sala, no solamenpara que España, ocupe el puesto que por te no cause ninguna repugnancia, si no que derecho le corresponde. sea agradable. Abundan en los aparatos reEn nuestra visita a la Facultad de Medi- Heves de metal cromado y todos los fondos ciña, en cuyo amplio salón de fiestas tiene son pintados al Duco, en tonos jue armonil u p r la solemne sesión inaugural, sorpren- n perfectamente con la decoración gedió, y causa viva impresión en nuestro áni- icral. mo, el Pabellón de Desinfección y LavaEl lavadero mecánico, también instalado dero Mecánico donde nos esperaba una la misma sala, es el famoso mo lelo de grata sorpresa. patente española AUÍJUSTA OLIVAN En nuestra peregrinación por España, he- áxima garantía de esta claSe de aparato. s, mos visto muchas instalaciones de esta cía- y candara para el secado, construida de mase; generalmente separadas, sin conexión 1 y J presentación, entre sí, ni armonía en la instalación. Son Hay en el mismo local unos grandes desitios desagradables, con sus montones de PÓsitos con puertas metálicas y cierres herropa sucia por los rincones, qué repugnan a méticos en plena armonía con los demás la vista y al olfato; suelos encharcados, má- aparatos; su objeto es contener las ropas quinas y aparatos de indudable utilidad (pe- mientras esperan su paso a la máquiro que más bien inspiran aprensión) en fin, lavadora. Las aguas supérflua. s, son r e departamentos nada amables por donde se ogtóas inmediatamente de caer, casi sin Ueprocura pasar aprisita porque difícilmen- S suelo, y gracias a estos dispositivos te puede evitarse una sen. sación de repug- J lavadero mecánico y sala de desnancia; éste de la Facultad de Medicina de infección una estancia alegre, higiénica y Zaragoza, es cosa bien distinta. confortable, sin que 1 visitante sienta m U Se trata de un gran local, dividido en dos mitades; una parte destinada a entrada de ropas y personas infectadas. E n ella hay un lujoso cuarto de baño, con sillón de peluquería; inmediato, una puerta de entrada a la cámara de fumigación y despiojamiento, a continuación, un aparato para desinfectar las ropas interiores usadas por personas con enfermedades contagiosas; próxima, una gran estufa de desinfección, para colchones y otros objetos de volumen. f t sensación de reP TMP te es a grandes rasgos el departamento desinfección, despiojamiento, lavado y mecánicos de ropas de la Facultad Medicina de Zaragoza, y sinceramente creemos que como éste, debían ser todos en establecmuentos de esta índole, Juítn RtííáíreZ- DoniinEp.