Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Primer Congreso español pro médico Zaragoza, 6 a 11 de octubre de 1935) OR primera vez trascendencia y signien E s p a ñ a se ficación, debemos haha c e l e b r a d o cer resaltar: una m na reunión de Primero. 1 admimédicos que discutierable labor organizaron sin prejuicio aldora unánimemente reguno y polemizaron conocida por los conen un ambiente satugresistas, que no conrado d e l i b e r t a d e cebían cómoen tan ¿ori n d e p e n d e n c i a Una to espacio de tiempo gran a s a m b l e a Ubre pudo l l e g a r a t a n t a de influencias polítiperfección, a tanto decas, de férulas oficiatalle y a tanto acierto. les, de odiosos cacicaSegundo. El grantos, de amañadas tendioso espectáculo de dencias c o l e c t i v a s y las sesiones del Con- bastardos apetitos pergreso, donde hubimos sonales. de quedar perplejos en n de una ocasión Un C o n g r e s o sin viendo cómo en los insprecedentes, donde han tantes tíiás difíciles, al convivido varios días discutirse los puntos en franca hermandad más comprometidos de grandes prestigios de cada tema, al enfrenla Sanidad Nacional y tarse dos tendencias huniildes, modestos y opuestas, dos opiniones abnegados legionarios antagónicas, dos ideade la Medicina patria; les antípodas, se impograndes figuras de la nía por ambas partes, ciencia española y vadesde el primer molores anónimos que lumento, tm fono de corchan y trabajan silendialidad m á x i m a de tes, lo mismo en las respeto íraitüo, deproestancias serenas de p ó r c i o n a d d y digna los laboratorios y en EL DR. VIDAURRETA trMisigencia, de idénla agobiante barahun da de las grandes capitafes, 4 mo en los tico anhelo por llegar a un acuerdo, en bien alejados v olvidados vttkjrrios que se de la clase, y todo eUo sin un atisbo de vaocultan entre los macizoPde nuestras sie- nidad, de personalisrtios ¿de í s t n o ni de rras, se abrasan al sol candente de las pedantería; y r grandes llanuras hispanas o sfe cubren con Tercero, l a consecuencia inmediata de el sudario inmaculado en las regiones de este proceder sensato y reflexivo: La sabrolás altas cumbres, donde s e vive el reina- sa enjtmdia, la esencia de los acuerde que do de las nieves perpetuas. siguieron a la discusión de los temas, que Un concilio extraordinario de la clase mé- está plasmada en las cohclusiones, y que, a dica española, donde el ejército más sufrido no dudar, constituirá u ejemplo a seguir, y voluntarioso- ha discutido primero, para un modelo a imitar en sucesivos C o t e s o s concretar y votar después unas conclusiones tonde lo prioiéro que habrán de hacer los fon las que aspirar a una serie de reformas congresistas, paira garantizar el éxito, será que beneficien a la enseñanza, que propor- acudir con la alteza de miras, confe. correccionep máximas garantías a la sociedad, que ción, con d entusiasmo y, sobre todo, con tiendan a mejorar la Sanidad nadonal para la buena voluntad que a modo de tema acomque España pueda figurar digna y orgullosa paño a los reunidos en 2 ragoza. al lado de las naciones más prc resivas, y. En resumen: un cíto definitivo, sin preen fin, que mantengan a la dase médica de cedentes, que afecta en lo más íntimo a los nuestra Patria querida en un ambiente de organizadores, a Gaceta Médica Española colectivismo ejemplar, moddo de moral pro- y a La Casa d d Médico, y que ha servido fesional, de abnegación, de actividad le utí- para demostrar a los médicos españoles que lidad y de competencia, cualidades que de- continuando el camino emprendido en Zaíraben ir siempre unidas al más acendrado es- goza es como únicamente se puede l l a r i píritu de sacrifído, de amor al prójimo, de fe meta de nuestras aspiraciones en benefíeompañerismo, de humanidad y de pamo- d o de fe clase y de fe sociedad. Tiés hechos de mérito irrebatible, de gran Docfor Vidaunrefa. Zaragoza, 29 octubre 1935. P