Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cunaron hacia el lado de la postura más cómoda. No de otra manera puede explicarse la cerrazón absoluta que en estos seis ti ocho años últimos hubo para todo lo que representara concentramiento de la riqueza decorativa sobre un muro y que derivados de este pensamiento inicia! perecieron un sin fin de elementos de decoración que no merecían el desprecio que las circunstandas denunciaban. Mucha gente- -en el fondo de todas las cosas es posible hallar un al o de malicia- -proscribió c u a l q u i e r elemento que tenía delante, porque no sabía una palabra de su técnica y así estuvo a punto de morir el papel p i n t a d o- -c o m o otras muchas cosas semo- ALTMAN Esa técnica exagiie que tenía que morir y muere sin artificios ni remedios que la sostengan, fué- -justo es confesarlo- un momento cómodo y fácil del pseudo- arte decorativo moderno. O mejor dicho, fué- -y por eso prosperó tanto- -un momento oportuno para los artistas, creadores, intérpretes, aficionados o particulares que no teman muchas ganas de calentarse la cabeza. Entre pensar en el reparto de masas sobre un muro o en la dificultad de cambiar bien los colores o entre no tener que resolver nada recurriendo a la neutra e inicua gama de los grises mediaba un abismo, y los técnicos se inM. WIEDERANBERS