Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cación de nuestra balanza comercial, a fin de que mejore nuestra economía y se beneficie el problema de nuestro cambio internacional. Nuestra moneda se ha adscrito al bloque oro, en vez de tomar por referencia y apoyo la libra esterlina. Dentro del bloque oro, se ha señalado el franco francés. Si se examina la cotización diaria fijada por el Centro Oficial de Contratación de Moneda, se verá que en el transcurso del año 1935 la cotización más alta diariamente es 48,4. y la más baja, 48,35. La cotización media es de 48,40 pesetas por 100 francos franceses. i Quién puede negar la ventaja de una estabilización monetaria? Los importadores y los exportadores podrán así contar con la seguridad de que el cambio no varía y que los productos comprados o vendidos se liquidarán a base de un tipo conocido independientemente del otro factor- -precio de la mercancía- que es para ellos conocido siempre. Pero la estabilización es recomendable cuando se determina por la xnisma fuerza de los hechos que contiene. Imaginemos que España fuese un país de política general apacible, ausente de luchas sociales, productora de artículos de la mejor calidad que el extranjero acogiese con ansia e interés, y cuyo activo en las. relaciones económicas valoradas fuese superior, muy superior, al pasivo su inoneda estaría demandada, y en este aspecto no habría problema para los españoles. Pero imaginemos, si no exactamente lo contrario, unos términos que no son favorables a sostener en la medida necesaria la moneda al nivel fijado. Resultaría que, de manera un tanto artificial, se expresaría la divisa M hubiese deseo- -no ya ob. stinación- -en mantenerla a un tipo fijo superior al que en realidad correspondiese a la fuerza de la ley de la oferta y la demanda y a los imponderables políticos y socialeis. Propensión del proyecto. El proyecto propende, pues, a influir en la: rriejora del cambio exterior, y esté bien esta otra orientación, que podrá lograrse en el aspecto parcial de convenios comerciales y ordenación de pagos para que no ocurra lo que ahora, en cuyo momento existen cantidades de pago atrasadas por falta de. divisas que no se facilitan totalmente por el Centro correspondiente para no, pro lucir un desequilibrio perjudicial a nuestra divisa. Huelga decir cuál sería la satisfacción de los españoles sí viésemos prontamente transformados algunos de los principales términos de nuestra balanía. comercial que son suscep- tibies de mejora y para cuyo beneficio no fiay que esperarlo todo de los Gobiernos, sino también de nuestros propios esfuerzos, a fin de adaptamos a las exigencias de los gustos exteriores bien patentes en los mercados que importan y distribuyen y consumen nuestras mercancías. Inglaterra puede servimos- y Alemania- -de ejemplo, en parte, para estudiar este problema. Inglaterra es bueii ejemplo de concordancia económica y financiera en su propio recinto y en relación con el exterior. La evolución económica que ha sufrido desde que, en septiembre de 193 Í, abandonó el patrón niLLAñíf 1.500 D lO iLLADAA 500 1.000 en QaiDqaenro 1930- 3 RTfúMz.