Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PRESIDENTE MENDIETA TIENE A StJ DERECHA A D. FRANCISCO MELUZÁ OTERO, PRESIDENTE DE LOS CENTROS TEATRALES DE CUBA, A QUIEN, CON OTROS AUTORES, VISITÉ EN DH 3 tANDA DE PROTECCIÓN OFICIAL PARA EL TEATRO. EN EL GRUPO APARECE LA COMISIÓN DE MINISTROS QUE, POR MEDIACIÓN DEL P R E SIDENTE, ESTUDIÓ LA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA. SON LOS MINISTROiS DE EDUCACIÓN, TRABAJO Y HACIENDA da con un sentimiento nacional y patriótico. nos relieve. En la actualidad, el maestro Ley quizá por esto halló fácil modo de pren- cüona, bajo el buen éxito inicial de su Lola der y arraigar en el entusiasmo propicio Cruz, realiza una heterogénea temporada lírica, cuyo vacilante repertorio se balancea de las multitudes. Por causas, motivos y circunstancias que- desde La viuda alegre hasta L a j corsarias. difieren poco de las que se han registrado en El teatro Martí era, en toda la Habana, el otros países y por otras que tienen quizá un único donde se cultivaba el teatro cubano. tono más localista y específico, pero cuyo Durante cuatro años, sin interrupción, ha examen, quizá no de este lugar, nos llevaría actuado en el Martí la empresa Suárez Rodemasiado tiempo, en la coexistencia del ci- dríguez, con género exclusivamente nacionema y del teatro- -en la Habana la exploja- nal. LA compañía de zarzuela cubana del ción filmica ha ido acaparando todos los lo- Martí se había hecho popular y su larga cales destinados a espectáculos públicos. permanencia en aquel teatro demuestra claDesde el teatro Nacional- -nada menos- -ramente el buen sucíeso logrado y el beneplá (instalado en el stmtuoso Centro Gallego, en cito constante del público. pleno Parque Central) hasta, el modesto teaNo vamos ahora a discutir con acopio de, trillo de arrabal, los teatros habían ido ca opiniones críticas ni aportación de consideyendo en la vasta red de la explotación ci- raciones polémicas, la mayor o menor bonnematográfica. El arte teatral, el espectácu- dad el mérito más o menos grande de las lo escénico propiamente dicho, fué desaloja- obras representadas. Sentamos únicamente do de todas sus posiciones. Lá industria del lá verdad incuestionable de un hecho: el cinema se apoderaba de todos los locales. teatro yemáculo no tenía en Cuba otro local Sólo dos excepciones podían registrarse donde se le rindiera culto ni otra manera de en el perímetro habanero: el teatro Princi- rnamfestar su existencia que el teatro Marpal de la Comedia y el teatro Martí. El pri- tí, dé la Habana. mero es uno de esos teatros que hay en toI) e hecho, significaba, además, esta situalas las ciudades y a los que, no se. sabe bien ción, la realidad triste de un problema de porqué, no se decide a ir el público. En él paro forzoso para muchos artistas teatrales actúan esporádicamente, con varia fortuna cubanos, ya que no era posible que su totamediocre, cuadros artísticos de más o me- lidad entrase a nutrir el elenco de un solo