Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
me enfado si usted desconfía de mi país. Sin embargo, reflexione usted con lógica y sin pasión. Q u é pretende Francia? ¿Ocupar la orilla izquierda del Rhin? PETER. -i Por qué no? El Rhin es la frontera natural, exigida constantemente, hasta la caída de Napoleón, y aun después de ella. ¿No conoce usted las aspiraciones del general Mangin? PiERKE. -El Rhin sería, en efecto, la frontera natural de mi país si no existiesen las consideraciones étnicas, si no hubiese que contar con el derecho de los pueblos. Además, sabemos muy bien que Inglaterra j a más admitiría lo que se negó a conceder a la Francia de la Revolución y de Napoleón. Sí ocupáramos la línea del Rhin, la Gran Bretaña haría todo lo posible por apartarnos de esta frontera. Por estas razones, no tienen ustedes nada que temer en este sentido. Nuestra política es pacífica; sólo queremos conservar lo que es nuestro. Si ustedes observaran la misma actitud, desde luego sería fácil entendernos. Pero temo que no sea así. PETER. -No es asi; no queremos una nueva guerra, pero sí exigimos que nos dejen vivir con honor y organizar nuestra defensa nacional. Bluí mid Ehre es uno de los principales lemas de la Alemania nacional- socialista, Sangre y Honor En cuánto a la de- fensa del suelo patrio, es el lerecho sacrosanto de los pueblos. Nosotros queremos disponer de fuerzas armadas suficientemente fuertes para defender eficazmente a la P a tria, mientras que los franceses han construido un ejército que no sólo es defensivo, sino que bastaría para mantener a Alemania en la impotencia. Esta desigualdad debe terminar. Debemos reconquistar nuestros derechos más elementales. Estas son las bases que presentamos y estimamos sinceramente que podríamos llegar a un acuerdo con Francia. Lo hemos conseguido hasta con Polonia, y a sabe usted cuan imposible parecía esto hasta poco antes de realizarlo. L a tensión entre el Reich y su vecina constituía una amenaza seria para la paz. Pues bien, con mucha mayor facilidad podríamos entendernos con los franceses. Pero Hitler prefiere las negociaciones directas a los pactos regionales y a la intervención de la I iga de Naciones. Nuestro acuerdo con Polonia ha sido un gran éxito. Otro tanto podemos decir del acuerdo naval con Inglaterra. Y sí en África Oriental se restablece la paz, será por un acuerdo directo entre Roma y Addis Abeba, o entre Italia e Inglaterra. PiERRE. En este terreno no estamos de acuerdo, ya que Francia es el heraldo de la seguridad colectiva, de los pactos regionales. Si Francia y Alemania llegan a un acuer- L I B R E R I A G E N E R A L D VICTORIANO B P r e c i a d o s 46 MADRID SUAREZ Teléfono 11334 LORA Química para Médicos. 22 pesetas ROCASOLANO Y BERMEJO- Química para Médicos y Naturalistas 42 CASARES GIL- Análisis químico, dos tomos 75 CARRASCO- Física general PALACIOS- Física para Médicos ÜLECIA- Arte de criar a los niños 25 5 3 GRAN SURTIDO DE LIBROS CIENTÍFICOS OBRAS DE DERECHO- HISTORIA- LITERATURA- t T C